En medio de la Liga de Neuquén, el jugador Emiliano Doglioli tuvo la mala idea de agredir verbalmente a la asistente Agustina Faúndez, con una serie de gestos y epítetos machistas. El jugador recibió una dura suspensión por su error y su hermano, el entrenador del equipo, amenazó al árbitro y obtuvo un castigo de 15 fechas.

Ese día se desplegaba el partido entre Unión Vecinal y Villa Iris cuando el jugador y su hermano, el entrenador Guillermo Doglioli, agredieron el árbitro asistente.

La propia Agustina Faúndez contó el episodio a un medio local de Neuquén: “Cuando terminó el partido se nos acercó el ‘2’ (por Emiliano) y nos empezó a decir de todo. Que éramos un desastre, su hermano nos decía cagones. Cuando al fin se iba, el defensor se da vuelta y me dice ‘anda a lavar los platos’, acompañando el gesto con la mano”, reveló.

La joven señaló que este tipo de insultos “da tristeza porque una nunca espera que un hombre te trate así, más bien espera que haya límites. No les importó nada a ellos. Duele también porque una se insertó en el fútbol como tantas mujeres, y que pasen estas cosas en estos tiempos es retroceder mucho. También mujeres que estaban del otro lado del alambrado me insultaron y me mandaron a lavar los platos”, sentenció la asistente.

Por su parte, el árbitro del encuentro, Emiliano Peralta, sostuvo que “a mí el técnico (por Guillermo Doglioli), que entró a patotear al vestuario, me apuntó con el dedo y me dijo ‘si te encuentro en la calle, te mato’. Estamos desamparados y hay que hacer las cosas como corresponde, incluso por protocolo. Por eso, si bien no temí por mi vida porque uno ya está curtido en esto, hicimos la denuncia en la Comisaría 17”, señaló

Tras el episodio, el futbolista recibió 10 fechas de castigo, mientras que su hermano, el entrenador, obtuvo 15. Ninguno quiso dar explicaciones a los medios y aseguraron que todo está en manos de sus abogados.