Durante el lunes pasado se conoció la sanción contra la alcaldesa Cathy Barriga, tras realizar su baile del Kiki Challenge en la explanada del Templo Votivo de Maipú. La lúdica intervención de la edil con recursos públicos le costó caro, ya que fue castigada con el 10% de su salario, es decir, cerca de $500 mil pesos.

La alcaldesa de Maipú también recibió una anotación de demérito por utilizar una camioneta marca Toyota 4 Runner de propiedad fiscal. De este modo, lo que partió como una humorada para Barriga terminó con una dura sanción en su contra, ya que el organismo estableció que el registro no respondió a ninguna actividad municipal, relacionada al cumplimiento de algún objetivo o función de carácter institucional.

Molesta por la decisión de la Contraloría, Barriga manifestó sus descargos a través de su cuenta de Instagram, donde escribió un largo mensaje mostrando su decepción: “Desilusionada del sistema, esto es Chile, mientras la corrupción crece y se apodera de muchos municipios de nuestro país, se sancionan 23 segundos de baile, denunciada por las mismas personas que me han hostigado este año 9 meses de gestión, con injurias y calumnias”.

La edil calificó de “mundo al revés” el hecho de que “mientras uno trabaja de manera honesta, quienes no lo han hecho nunca, se ven amenazados y quieren destruir una gestión impecable donde las obras, los proyectos y las actividades hablan por sí solas, pero lamentablemente no marcan sintonía en la televisión”.