Junto con la primera vuelta electoral, Brasil también eligió a su nuevo Congreso, que renovó toda la Cámara de Diputados y dos tercios del Senado, con un altísimo porcentaje de recambio.

Entre los casi 500 diputados que competían por una reelección solamente un 46% logró renovar su mandato, mientras que entre los senadores el resultado fue aún más increíble: 85% de los elegidos llegan por primera vez a la cámara alta. Eso significa el índice de recambio más alto en este siglo.

En términos de equilibrios políticos, el perfil del nuevo Legislativo brasileño es aún más conservador que el de 2014, cuya mayoría contraria el PT permitió el proceso en contra de la presidenta reelecta Dilma Rousseff.

La derecha reunida logró elegir tres quintas partes del nuevo Congreso y no solamente eso sino que con una marca de renovación no solo de rostros sino que de partidos. La derecha tradicional como el PSDB (Partido Social Demócrata Brasileño) y el MDB (Movimiento Democrático Brasileño) perdieron casi la mitad de sus cupos, cediendo espacio sobretodo a los partidos de la frente evangélica, liderada por el PSL (Partido Social Liberal) de Jair Bolsonaro, que antes no llegaba a diez y ahora tendrá 52 diputados, siendo el segundo con mayor representación en la casa. Lo siguen otras agrupaciones ligadas a las iglesias, como el PRB (Partido Republicano Brasileño) que es el partido de la Iglesia Universal del Reino de Diós, que tendrá 30 diputados.

Aumenta la bancada evangélica y ex militares

La debacle de la derecha tradicional y el surgimiento de nuevos partidos de derecha tienen que ver con el gobierno de Temer. El MDB es el partido del actual presidente mientras que el PSDB fue uno de los partidos que más actuó en favor del impeachment de Dilma, además de tener ministros en la actual gestión.

En el Senado habrá más hegemonía derechista todavía, con 56 de las 83 plazas quedando con políticos de ese sector, además de otras 9 de partidos considerados de centro. Sin embargo, acá habrá menos renovación de partidos, con el MDB y el PSDB todavía manteniendo una participación importante.

Además de la bancada evangélica, también creció la representación de los ex-militares y ex-policías – aunque en muchos casos esos dos sectores se mezclan, como se ven en el caso del clan Bolsonaro y el partido PSL: además de Jair, que compite por la Presidencia, su hijo menor Flávio Bolsonaro fue elegido senador por Río de Janeiro, mientras el mayor, Eduardo Bolsonaro, renovó su mandato como diputado por São Paulo, siendo los tres evangélicos y ex-militares, como muchos en el partido.

Además de los hermanos Bolsonaro, el top 5 de ese frente bala más biblia incluye a la cantante Flordelis, un ícono de la música gospel en el país que será diputada por Río de Janeiro, el senador por São Paulo Mayor Olimpio (ex-policía) y el diputado por São Paulo General Peternelli, que hizo su campaña apareciendo siempre con ropa de militar en combate.

Mujeres se destacan en la izquierda

Pese a tener su participación aún más disminuida en comparación con la actual legislatura, la izquierda al menos presenta un dato positivo que es el hecho de liderar la renovación femenina, sobretodo en Diputados. Aunque la cantidad de mujeres en el Congreso todavía será de menos de una quinta parte, ellas ganaron 23 nuevos cupos, pasando de 54 a 77.

De esas nuevas mujeres 15 son de los partidos de izquierda, sobretodo el PT (Partido de los Trabajadores) y el PSOL (Partido Socialismo y Libertad).

El caso del PSOL llama la atención también porque mitad de sus diez diputados elegidos son mujeres, y de esas cinco 2 son mujeres negras, en un parlamento donde las pocas presentes además son casi todas blancas. Además, las dos diputadas negras del PSOL, Áurea Carolina y Talíria Petrone tienen características que las asemejan demasiado a Marielle Franco, la concejala que fue asesinada en marzo de este año (y que sería candidata al Congreso si estuviera viva): las dos son mujeres negras y bastante jóvenes, nacidas en barrios pobres.

Aunque la juventud es una marca de muchas de las figuras del PSOL, la mujer más vieja a obtener su mandato también es de ese partido: Luiza Erundina, a los 83 años, llegó a su 6 mandato consecutivo.

Otro nombre a destacar entre las mujeres de izquierda que llegaron el Congreso es el de Joenia Wapichana, del partido Red Sostenibilidad, que es la primera mujer indígena en formar parte del parlamento.