El presidente Sebastián Piñera se refirió este martes al candidato presidencial de ultraderecha Jair Bolsonaro y destacó su plan económico para Brasil y decidió obviar sus declaraciones y el resto de las propuestas del abanderado por el Partido Social Liberal.

Todo sucedió en el foro económico en España llamado “Desafíos de Latinoamérica: Hacia un Desarrollo Integral, Inclusivo y Sustentable”, organizado por el diario El País, en el marco de la gira europea del mandatario, quien recordó que Brasil tuvo elecciones el domingo pasado y que “es muy posible” que “termine siendo el Presidente”.

El presidente dice conocer al equipo tras el plan económico del candidato presidencial y que las señales que éste entrega apuntan a “abrir la economía brasilera, reducir el déficit fiscal, reformar las pensiones, reducir el tamaño del sector público con muchas privatizaciones”.

Es por todo esto, que Piñera dice que el candidato evangélico es “lo que un país como Brasil, que es un gigante necesita”.

Por último, destaca que ha “hablado muy fuertemente de una lucha frontal contra la corrupción, y la corrupción y el populismo han sido dos formidables enemigos en Brasil”.

“Yo siempre he pensado que la mejor forma de combatir la corrupción, y lo mencionó Bolsonaro también y habló de seguir el modelo chileno, es con la transparencia, los ciudadanos tienen derecho a saber qué se hace con sus votos y en qué se gastan los recursos que ellos financian con sus impuestos”, reflexionó.

Además, aseguró que el boto que obtuvo Bolsonaro no fue tanto gracias a sus ideas, sino al rechazo hacia otros políticos. “La gente, yo pienso, votó más en contra de los demás políticos que a favor de Bolsonaro”.

Sin embargo, Piñera decidió no referirse a las controversias del aspirante brasileño que obtuvo el 46% de las preferencias en las recientes elecciones brasileñas y no entregó ninguna palabra respecto a sus dichos sobre las diversidades sexuales, la dictadura, su política antiinmigratoria y sus comentarios machistas.

“Ella no merece ser violada, porque es muy mala, muy fea, jamás la violaría”, “el error de la dictadura fue torturar y no matar” y “a Brasil le hace falta un Pinochet” son algunas de las frases de Bolsonaro sobre las que el presidente Piñera no habló.

Incluso, se excusó diciendo que “sabemos poco de él, pero sí hemos conocido estos últimos días su mensaje en el terreno económico que yo tiendo a pensar que es el mensaje correcto para un país como Brasil que lleva años en recesión”.

El jefe de Estado ahora asistirá a una reunión con el rey en el Palacio de la Zarzuela, para luego almorzar junto a la reina Letizia y a la primera dama, Cecilia Morel.