En el marco del bullado caso Luchsinger Mackay, de los once comuneros mapuche imputados, Luis y José Tralcal y José Peralino, fueron los únicos condenados bajos los cargos de incendio terrorista con resultado de muerte.

Los dos primeros se encuentran condenados a cadena perpetua, y el tercero a 5 años por los cargos de incendio con resultado de muerte en carácter terrorista. La principal prueba que se ocupa en contra de los comuneros, son dos declaraciones de José Peralino, ambas obtenidas por dos oficiales de la PDI a los que el comunero después acusó de haberlo torturado y obligado  a reconocer su participación en el caso, así como la de los 10 acusados primeramente. De las declaraciones no existen registro y hoy permanece abierta una querella por apremios ilegítimos contra oficiales de la PDI.

A través de un comunicado, el Frente Amplio informa que tanto esta situación, como otras amenazas que habría proferido el fiscal del caso, Alberto Chiffelle, en contra de José Tralcal Coche “son inaceptables y completamente fuera del marco legal”.

Por lo mismo, el conglomerado hizo oficial esta mañana su llamado a la Corte Suprema de que dicte veredicto de anulación contra dicha sentencia, como última instancia legal para revertir la condena. El veredicto se dará a conocer este miércoles 10 de octubre a las 1 de la tarde.