Menos de una semana duró el académico del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad católica, Kay Bergamini, como líder del Consejo Consultivo de Expertos para el plan de descontaminación en Concón, Quintero y Puchuncaví, luego de revelarse que mantiene un conflicto de interés al ser socio de Ecos Chile, empresa que presta servicios a industrias de la zona en conflicto.

La decisión fue tomada luego de que durante una sesión de la Comisión Investigadora Quintero-Puchuncaví, el diputado autonomista y presidente de la comisión, Diego Ibañez, le consultara a un ejecutivo de AES Gener si la empresa mantiene vínculos con Ecos Chile comprobando así que Bergamini es socio de esta empresa, lo que es un evidente conflicto de interés.

Ibañez se refirió a la caída de Bergamini e insistió en los vínculos que tendrían empresarios del Cordón Industrial con el Gobierno, señalando que actualmente en materia medioambiental, “existe una puerta giratoria entre quienes trabajan haciendo políticas públicas y que a la vez trabajan para las mismas empresas que son reguladas”.

El parlamentario tildó esta situación de “bochornosa” y criticó el actuar del Gobierno y de la ministra Carolina Schmidt, al nombrar en el consejo consultivo para el plan de descontaminación “a quien asesora al mismo cordón industrial en Quintero”.

Además, Ibáñez agregó que el caso de Bergamini no es el único, “Héctor Andrade Caroca, quien es Bioquímico, es gerente técnico de Oikos Chile, consultora que presta servicios para AES Gener y Oxiquim. Por tanto aquí los conflictos de interés son evidentes”.