Ayer la Corte Suprema resolvió el recurso de nulidad en el caso Luchsinger Mackay, que presentaron las defensas de los condenados José Tralcal, Luis Tralcal y José Peralino.

La decisión del máximo tribunal del país fue recalificar el delito, quitándole el carácter terrorista, pero confirmar a los tres como autores del incendio.

En conversación con Rayén Araya en #AquíYAhora, el programa de El Desconcierto y Súbela Radio, Sebastián Saavedra, abogado de Luis Tralcal Quidel, afirmó que dos tribunales distintos, en 2013 y 2017, consideraron que el delito que terminó con la vida del matrimonio Luchsinger Mackay no había sido terrorista, por lo que era llamativo que un tercer tribunal, el 2018, sí lo considerara así. “El problema es que la calificación terrorista no solo afecta un aumento de penas, es que la investigación entera se hace como si fuera un delito terrorista, es una ley de excepción que implica largos períodos de prisión preventiva”, afirmó el defensor.

Además, apuntó al hecho de que ahora, al final del proceso judicial, se considera delito común, pero el testimonio clave del caso, la delación compensada de José Peralino, fue gracias a que está garantizado en la Ley Antiterrorista.

Saavedra, abogado del Centro de Investigación y Defensa Sur, agregó que “la sensación que transmiten los grandes capitales es que en esta zona mapuche hay terrorismo. Pero veamos el tema de otro prisma, desde el 2002 han muerto 6 comuneros mapuche, como Alex Lemún, Jaime Mendoza Collío, Matías Catrileo y otros. ¿Cuántos han pisado la cárcel por matar a un mapuche?”.

El defensor también apuntó a un tema de clase en el caso, ejemplificando con cómo el propio presidente de la República visita la casa de las víctimas y les asegura que habrá condenas. Y que pese a ya tener a un condenado desde hace cinco años, el aparato estatal sigue investigando, cuestión que no hace en materia de derechos humanos en dictadura.

Por último, apuntó a la filtración de El Mercurio, que diez días antes de comunicada la sentencia, la publicó en exactamente los mismos términos que oficializó ayer la Corte Suprema. “La publicación de El Mercurio es decidora. Trataron a los mapuches de bárbaros hace un siglo, de personas que tienen que ser eliminadas en post de la civilidad, es el mismo medio que diez días antes publica los términos exactos de la resolución. Tuvieron acceso directo diez días antes de todos, nosotros, las partes, nos enteramos a través de un medio. Eso da el panorama de cómo funciona la institucionalidad chilena y el poder de los medios en relación al conflicto entre el Estado y el pueblo mapuche”, afirmó.

Mira el capítulo completo acá: