Cada vez queda menos para definir quien será el nuevo presidente brasileño y los peligros para la democracia y la humanidad, si gana el candidato fascista y ultraderechista de Jair Bolsonaro, han salido a la vista con las últimas denuncias de ataques y asesinatos de parte de adherentes de Bolsonaro contra mujeres, gays y contrincantes. Esta vez, la preocupación es por un patrimonio de la naturaleza como el bosque amázonico, debido a que si gana el candidato del PSL, este se saldrá del Acuerdo de París y entre sus políticas se encuentra la de talar arboles amázonicos.

Según las ultimas informaciones entregadas por medios brasileños, Bolsonaro pretende colocar en el ministerio de Agricultura a Nabhan García, quien es el principal asesor ambiental del candidato, quien ha señalado que está a favor de disminuir el valor de las multas a los agricultores brasileños que violen leyes ambientales.

La ganadería ilegal, la tala y la agricultura son las principales causas de la destrucción de la selva. Los últimos gobiernos han ocupado diversas herramientas para frenar la deforestación de una de las mejores defensas de la naturaleza contra el calentamiento global, donde los árboles de la selva amazónica, que son casi el 60% del territorio brasileño, absorben el dióxido de carbono ayudando también en la producción de oxígeno para todo el mundo.

Sin embargo, Bolsonaro pretende juntar los ministerios de agricultura y medio ambiente, colocando a García, uno de los principales productores rurales ganaderos del país, a cargo. Esto pone en riesgo al medio ambiente al saber donde están los intereses del candidato brasileño, que también ha señalado que es opone a que Brasil cree más reservas ambientales o áreas reservadas para los pueblos indígenas del país. También ha dicho que saldría del Acuerdo de París contra el cambio climático debido a los desacuerdos sobre cómo debería protegerse el Amazonas.