El proyecto de Ley de Presupuestos para el año 2019, que fue presentado el 2 de octubre por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, aún tiene al menos 50 días de negociación parlamentaria en el Congreso. Sin embargo, la propuesta genera crítica desde ya por los eventuales recortes que podría sufrir el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. 

Pese a que los recursos asignado a la cartera crecerán en un 4% -de $180 mil millones entregados este año a poco más de $188 mil millones para el próximo- la letra chica de la iniciativa, son los ítems en “Gastos en personal” y “Bienes y Servicios de consumo” los que experimentarán el mayor incremento.

Así lo denunció el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara, Marcelo Díaz: “El presupuesto crecerá, pero para financiar la institucionalidad del nuevo ministerio”. Díaz explicó que “hay un recorte promedio de un 30% a instituciones claves, como el Museo de Arte Precolombino, Balmaceda 1215, el Teatro Regional del BioBío, el Museo Violeta Parra, Matucana 100 y la Fundación Teatro a Mil, que ahora presentará su programación de enero. Si recortas el 30%, se pone en riesgo buena parte de lo que tenían proyectado para el próximo año”.

Otras transferencias corrientes destinadas a la Corporación Cultural de Santiago y a las Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles de Chile irán a la baja, con una reducción de al menos un 0,5% en los aportes fiscales. La noticia ya molesta a los actores de la cultura, según consigna La Tercera: “La verdad es que no entendemos un recorte de esta magnitud, ya que precariza a un grupo de instituciones que son claves en el desarrollo de la labor del ministerio”, señaló Cristóbal Gumucio, director de Matucana 100. El espacio obtuvo en 2018 $ 664 millones y el próximo año solo recibirá $ 479 (un 30% menos).

Gumucio alertó que en el caso de Matucana 100, “rebajar un tercio del presupuesto impactaría a los contenidos que producimos y nuestra oferta cultural. A cualquier institución a la que se le plantea un recorte así, la hace retroceder años en su desarrollo”.

El corte del presupuesto también impactará al GAM y al Centro Cultural La Moneda (CCLM), que sufrirán una caída de 5,5% en sus aportes. En 2019, el GAM recibirá 200 millones de pesos menos que este año: “Entendemos las señales de austeridad fiscal y nos alegramos que por fin el Ministerio de las Culturas se instale. Pero la rebaja de presupuesto sería una situación compleja para GAM; estamos en un momento de expansión en el que hemos hecho circular obras desde y hacia regiones”, acota el director ejecutivo Felipe Mella.

En tanto, el abogado y subsecretario de las Culturas, Juan Carlos Silva, señaló que el presupuesto permitirá contar con más funcionarios ministeriales y agregó que “el escenario ideal sería no afectar a nadie, pero hay que establecer un orden para que el modelo sea sostenible en el tiempo. Ahora son solo algunos espacios los que han sufrido recortes. El ministerio está abierto a conversar los diferentes tipos de financiamientos”.

Según Silva, “la idea es emparejar la cancha y ocuparnos también del patrimonio: por eso aumentan también el presupuesto del Consejo de Monumentos, que llegará a más de $ 5.600 millones (un 99.3% más respecto de 2018) y del Fondo de Mejoramiento de Museos, que crecerá en un 24,2%”.