El académico José Maza se ha convertido en el verdadero rockstar de la ciencia en Chile. A sus 70 años, el premio Nacional de Ciencias Exactas 1999 vive uno de sus momentos de mayor fama. Ayer, logró juntar a cinco mil personas en la Medialuna de Rancagua para escucharlo hablar.

“Marte, la última frontera” es su último libro y el que lo tiene dando masivas charlas de ciencia en el país, en las que explica las dificultades que implicaría colonizar el cuarto planeta del Sistema Solar.

Los fríos 9° grados no fueron impedimento para las cerca de 6 mil personas que repletaron el recinto. Su presentación se centró en las grandes distancias. “Si en promedio la distancia de la Tierra a la Luna fuera de un paso, para llegar a Marte tendríamos que caminar 200 pasos, y esa es una gran diferencia”, afirmó.

“Uno de los grandes problemas que tenemos que resolver para quedarnos definitivamente en la Luna es el de las viviendas”, agregó, enfatizando en que un viaje a Marte implica una parada en el medio.

El académico acotó que nuestro satélite rota sobre su eje durante 30 días. La Luna, en cambio, no tiene atmósfera que la proteja de cambios de temperatura, lo que puede provocar oscilaciones de -200° a un día de 100°. “Con esa variación, no hay casa que resista”, bromeó.

“Yo creo que dentro de los próximos seis o siete años es muy probable que el hombre llegue a Marte. Lo que no necesariamente marcará el inicio de la colonización. Para eso faltan unos 40 años, cuando estemos en condiciones de almacenar y generar suficientes alimentos para una reducida población”, afirmó Maza.

Para cerrar, lanzó una broma fiel a su estilo: “Ya me puse a dieta, para estar a forma para que me llamen a la misión”.