Señora Directora:

Quintero cae, y se debilita cada vez más. Quintero está roto, es lo único que puedo deducir de las portadas de los diarios, de los reportajes, noticias y programas. Ahora como país nos preguntamos cómo podemos salvar Quintero, cómo podemos salvar una ciudad que está asfixiada.

¿Alguna vez se preguntaron esto cuando tenían mi edad? ¿Alguna vez leyeron esos titulares en los diarios? Solo tengo trece años, es 2018 y esta es mi realidad. Porque seguramente cuando tenían mi edad no le daban mayor importancia a la contaminación, ahora estamos afrontando sus consecuencias. Ustedes cuando tenían mi edad no se preocupaban de si el pescado estaba contaminado o no, si uno se podía bañar en el mar, si debían andar con una mascarilla por la nube tóxica que inunda la ciudad.

Nuestro país se deteriora cada día más y más, junto al mundo, y no hacemos nada para detenerlo, nosotros somos los causantes de que esto pasara, nosotros somos los causantes de la muerte de Quintero y nosotros tenemos que buscar una solución, porque ayer fue Chañaral con los relaves de las minerías, Puerto Montt con la crisis salmonera y hoy Quintero. ¿Mañana de qué otro lugar privaremos a las futuras generaciones?