Durante el pasado martes se conoció la grave denuncia de una mujer que fue abusada sexualmente en la Línea 2 del Metro, en la estación El Llano. El ataque se produjo luego de que la mujer, quien no vive en Santiago, solicitara ayuda para seguir su camino. “Yo voy para el mismo lado”, se ofreció el sujeto.

“Empezó a tocarme, a meterme la mano bajo el pantalón, a que lo tocara y yo para que lo soltara, no sé, los nervios, como que me reía y lloraba”, contó la mujer de 40 años a T3. Pese a que en un inicio no le prestó mayor atención al sujeto, el hombre siguió insistiendo y la acompañó desde estación Cumming hasta El Llano. Al momento de descender del vagón, el agresor la llevó a un lugar estratégico sin cámaras para cometer el ataque.

“Él se baja y me dice: ‘mira ven que te quiero decir algo’”, y ahí el me orilla al sector donde estaba ascensor y me empezó a dar besos a correrme mano”, relató, asegurando que el sujeto parecía conocer detalladamente el lugar.  La mujer agregó que, antes del hecho, “para mí el metro era lo más seguro que había y me cambió todo”.

La víctima del abuso sexual agravado añadió que “nunca me había dado cuenta que había un pasillo donde había ascensores y él sabía al tiro dónde estaban. A lo mejor no soy la primera persona a la que le ha pasado esto”, señaló.

Desde el Metro aseguraron que se encuentran recabando más información para colaborar con la investigación, además de prestar apoyo a la mujer afectada, quien reconoce que “no he podido dormir desde que me pasó, no puedo estar tranquila, la verdad”.

La mujer recordó su desesperación durante el ataque y aseguró que “trataba de controlarme pensando que me podía zafar en el momento, pero los nervios me empezaron a traicionar”. Tras el hecho, no se encontró con ningún guardia ni carabinero cercano a la estación y tuvo que caminar hasta una comisaría para poder denunciar.

“Tengo niñas, tengo sobrinas, no quiero que le vuelva a pasar a nadie esto. Solo quiero que lo encuentren”, cerró.