La iniciativa busca medir el nivel de desarrollo de políticas, programas e iniciativas relacionadas con Diversidad e Inclusión (D+I) dentro de las empresas que componen Pride Connection Chile —la primera red de empresas con políticas a favor de la diversidad sexual y de género del país— con el fin de reconocer los avances, pero también de ir avanzando en los desafíos pendiente.

La medición considera una escala de puntuación del 0 al 100, según la cual categoriza a las compañías como tipo “A”, “B” y “C” según el grado de desarrollo de las políticas y cultura de diversidad e inclusión hacia diversos segmentos, entre ellos, el de trabajadores LGBTI.

La muestra consideró a 37 de las 41 empresas que en ese periodo integraban la red (hoy son 45), lo que corresponde a un 88% del total. En promedio, las empresas clasificadas como “A” (con mejor resultado), correspondientes al 14% de la red, obtuvieron 91 puntos, las “B” (33%) llegaron a los 73 puntos, y las “C” (53% de las compañías consultadas) tuvieron 28 puntos (ver recuadro).

Principales hallazgos

Es importante considerar que el 78% de las compañías consultadas corresponden a grandes empresas, es decir, aquellas que tienen desde 200 empleados y el 22% a medianas, cuyo capital humano va desde las 25 a las 200 personas, por lo que el impacto total de la iniciativa considera a casi 400 mil trabajadores y trabajadoras.

En cuanto a los sectores productivos a los que pertenecen, un 16,7% corresponde a consultorías, un 13,9% a Retail, otro 13,9% a Tecnología, un 11,1% a Consumo, 8,3% a Energía, otro 8,3% a Telecomunicaciones y otro 8,3% a Agrícola/Agroindustria. Así mismo, un 5,6% corresponde al compañías dedicadas a la Química/Farmacéutica, 2,8% a servicios sanitarios, 2,8% Financiero, 2,8 % a Inversiones, un 2,8 % Transporte y 2,8 % Cementeras.

En el estudio, el 72% de las empresas consultadas declara tener o estar trabajando en una Política de D+I —un 47% ya la tiene y otro 25% está trabajando en su desarrollo—, un 44% declaran contar con programas de D+I específico para la comunidad LGBTI y el 53% cuenta con iniciativas de especialmente enfocadas en este grupo.

Además, el 53% aborda en sus políticas D+I temáticas relacionadas con la diversidad sexual y de género, un 28% está trabajando para abordar la orientación sexual y la identidad de género en su política D+I, un 50% tienen un encargado de temáticas LGBTI, un 47% tienen una red de trabajadores LGBTI y aliados —es decir aquellas personas que, pese a no pertenecer a la comunidad, apoyan y valoran las iniciativas dirigidas a esta población— al interior de sus compañías.

Finalmente, un 39% tiene programas de entrenamiento —charlas, capacitaciones, foros— referidos a la diversidad sexual y de género, un 19% está trabajando para implementar programas de entrenamiento LGBTI de manera constante, un 31% tiene encuestas que miden el clima laboral y donde se pregunta por ambientes inclusivos para trabajadores LGBTI y un 22% realizan eventos de reclutamiento LGBTI o de atracción de talento diverso.

El director ejecutivo de Iguales y coordinador de Pride Connection Chile, Emilio Maldonado, calificó como positivas las cifras dadas a conocer y los avances que han tenido las empresas en el país por reconocer la diversidad como un valor dentro de sus compañías. “Pride Connection es un espacio para que las empresas puedan avanzar, año tras año, en el desarrollo de mejores ambientes de trabajo para las personas LGBTI. En esta segunda medición, pudimos ver que muchas compañías pasaron de ser empresas con una cultura diversa incipiente a unas en las cuales la diversidad comienza a verse como un valor. Estamos contentos de ayudar a provocar ese cambio”, aseguró Maldonado.