Luego de conocerse la condena de 7 años de prisión para el economista Rafael Garay por reiteradas estafas -que ascienden a $1.300 millones-, la periodista Mónica Rincón dedicó parte de su programa “Marca Registrada” para criticar las determinaciones de la justicia en otros casos de delitos económicos aún más grandes que los ilícitos del ex comentarista económico.

Rincón reconoce la condena de Garay es justa, pero argumenta que esto materializa las desigualdades de la ley al juzgar estos casos. “Lo que pienso es que otras condenas son demasiado bajas y que la ley que castiga delitos de cuello y corbata deja mucho que desear”, comentó.

“Lo que indigna es que frente a casos como Penta y otros de financiamiento ilegal de la política, evasión tributaria, estafas piramidales, la Fiscalía haya llegado a tantas salidas alternativas, acuerdos, suspensiones”, agregó.

La comunicadora destacó la baja condena de Patricio Santos por la estafa piramidal en AC Inversions, quien robó más de $60 mil millones y llegó un acuerdo por 5 años de presidio. También reparó en los juicios abreviados, libertad vigilada y clases de ética a los controladores de SQM y Penta.

“Se mide con distinta vara al que tiene cuello y corbata y al que no, al que tiene poder y redes y al que no. Y sucede en la condena, pero también en el proceso. ¿Cuándo si no hay connotados personajes se hace escándalo por la transmisión de audiencias que deben ser públicas? ¿Cuándo se ha cuidado el honor de alguien acusado de un lanzazo?”, sostuvo.