Ya quedan solo tres días para que, el próximo domingo 21 de octubre, se realice la cuarta versión del Festival Sideral, instancia que reunirá a distintos exponentes de la música independiente latinoamericana. 

Hace pocos días se reveló el cartel completo del evento, que está integrado por nombres como Antolín (Argentina), Fede Julen (vocalista de Julen y la Gente Sola, Uruguay), Dan Dan Dero (PE). Además, los locales Niños del Cerro acompañarán a Fede Julen arrib

a del escenario, y dentro de los nombres nacionales también estarán Diego LorenziniFrucola Frappé y Josefina Espejo. 

Este evento se trata del punto cúlmine de un trabajo que ya cuenta con tres versiones previas realizadas por el Colectivo Sideral, que nació a principios de 2017, y que actualmente está integrado por Omar Díaz (cofundador y productor), Macarena Aguayo (cofundadora y productora), Pilar Aguayo (cofundadora y productora) y Alejandro Rivas (productor).

En conversación con El Desconcierto, sus organizadores explican sus motivaciones de funcionar como una especie de “nexo” en el panorama indie latinoamericano, su estética con letras y sonidos que apuntan a la intimidad de lo cotidiano y de sus motivaciones para el trabajo autogestionado.

– Cuéntenme cómo se formó el colectivo y cuáles son las motivaciones que los mueven

Pilar: Sideral nació por la inconformidad que teníamos en un proyecto previo donde estábamos participando Macarena, Omar y yo. Queríamos hacer más cosas pero el panorama estaba complicado. Todo esto se dio justo en el momento en que Omar viajó para comenzar con la grabación de su documental (“La Bitácora del Sur”). Cuando regresó a Chile nos dijo: “Quiero traer una banda indie de afuera, crear una instancia significativa, donde juntarla en un mismo escenario con grupos de acá”.

– ¿Qué es “La Bitácora del Sur” y cómo influyó en ustedes?

Omar: Es un documental sobre un viaje, de allí que se llame “La Bitácora…”, que busca mostrar lo que está pasando con el rock indie en cuatro países latinoamericanos. Quiere que el público pueda descubrir también, lo que sucede “tras bambalinas”. De esa forma, abordar nociones como la de autogestión y comunidad que se desprenden de todo este movimiento “indie”.

Pilar: Omar nos contó que pudo darse cuenta que en otros países latinoamericanos estaban ocurriendo cosas similares en torno al “indie”, salvando las particularidades, y que teníamos que hacer algo con ello. Así, vimos que era una excelente oportunidad para unir y mostrar música indie latinoamericana, no quedarnos sólo con Chile, salir a buscar esos proyectos, traerlos y llegar a un público que ha estado escuchando esos sonidos pero a kilómetros de distancia. Esperando con ansias los espacios para poder ir a verlos.

– ¿Cómo ha sido la organización del Festival Sideral IV?  

Maca: Yo la verdad creo que somos “adictos a Sideral”; a los tres días de finalizar todo lo que fue el Festival Sideral III, con los “sideshows” y otras actividades que se programaron, ya estábamos craneando el IV jajajaja.  Desde el principio estuvo rondando la idea de hacer “algo distinto”, en cuanto a la curatoría principalmente. Queríamos traer solistas, algo mucho más “piola”. Luego de darle unas cuantas vueltas nos resolvimos y seguimos esa corazonada. De allí el cartel que ahora pueden ver.

A los pocos días (sí, es real) volvimos a sentarnos para conversar de ciertas posibilidades que podíamos aprovechar a propósito de esta nueva edición del Festival. Fue a partir de esas conversaciones que comenzamos a fantasear con cruzar las fronteras. Creímos que podíamos intentarlo, que las condiciones hasta cierto punto, podían facilitarlo. No nos costó tanto estar de acuerdo y empezar con las gestiones para llevar Sideral a Lima, en lo que será su debut extranjero. ¡Qué emoción!

 – ¿Por qué Lima?

Maca: Desde mi punto de vista, no es tan fácil para las bandas llegar a allá y muchas veces Perú queda marginado de instancias culturales como ésta (los precios igual son un poco más caros comparados con otras locaciones sudamericanas, la distancia también pesa, por ejemplo); si unimos fuerzas, y seguimos buscando métodos que nos sean posibles de sostener, creo que vale la pena intentar acotar esa brecha. Contribuimos así, a que las bandas y la música puedan aterrizar en lugares un tanto más difíciles, como Lima.

– Este es el cuarto evento que organizan, ¿cómo evalúan las experiencias previas y qué aprendizajes les han dejado? 

Maca: Cada versión de Sideral es un aprendizaje nuevo: el primero que fue en Teatro Mundo Mágico y donde trajimos a Carmen Sandiego desde Uruguay, significó la prueba de fuego. Hacer real lo que planeamos con tanto esmero y cariño en nuestras cabezas. Enfrentarnos a eso fue quizás lo más difícil, porque uno siempre quiere que las cosas salgan lo mejor posible. Estaba la duda de cómo sería la recepción, además nos tocó un día frío, con algo de lluvia. Pero resultó bien. De ahí en adelante hemos ido de menos a más, hemos apostado y tomado riesgos, a veces ganado y otras perdiendo –de alguna u otra forma–. El mayor aprendizaje, para mí, es entender que además de las grandes ideas y ganas, se necesita de un equipo aperrado y comprometido con las labores, porque si no, nada resultaría. Somos 3 personas las que hemos estado más visibles en Sideral, pero detrás, hay más gente jugándosela por la sencilla razón de que creen en el proyecto. Eso siempre se agradece.

– ¿Qué opinión tienen del panorama de la música independiente, y especialmente del indie, en Latinoamérica?

Omar: Está todo muy vivo y en ebullición, hay un surgimiento de nuevas corrientes musicales que ocurre de manera similar en distintos países sudamericanos. Creemos que son realidades paralelas que sólo necesitan encontrar nexos para conectarse y convertirse en algo más cercano.

– ¿Cómo piensa Sideral lo “indie”? ¿Una fórmula de trabajo? ¿Una estética musical? 

Omar: Pensamos lo indie como autogestión, por sobre todo. Si bien hay un sonido “en común”, lo que se mantiene de manera más importante es la independencia y el hecho de poder autogestionarnos. Es interesante mirar hasta dónde podemos llegar manteniendo dicha manera de hacer las cosas.

– ¿Dónde se ve reflejada la autogestión de forma más concreta?

Omar: Esa “manera de hacer las cosas” tiene que ver con cómo sacar adelante un proyecto sin que haya nadie allí, apostando recursiva o estratégicamente por ti. Es tener que empezar, y quizás en algún punto mantenerse (teniendo la libertad de volver a escoger opciones así, aunque se entre en otras lógicas de trabajo luego), grabando los discos en casa, tocando en espacios pequeños, fundando sellos propios, aplicando la colaboración, etc. Es atreverse a desafiarnos a nosotros mismos, es creer en el potencial de los otros como agentes culturales, como amigos, etc.

– ¿Y respecto a lo más “estético” del indie en cuanto a género musical?

Omar: Depende. Para mí tiene que ver con una cosa más “reflexiva”, y en cuanto a referencias, lo acerco a lo dream, a lo pop. No sé, creo que despierta muchos sentimientos y emociones más melancólicas.

Maca: Yo lo asimilo a una estética de lo “íntimo, me da la sensación de que sus letras y sonidos apuntan a una intimidad que se saca de lo más cotidiano. No necesita rebuscar mucho aquello que quiere plasmar, porque está ahí, en las cosas más sencillas y profundas de la cotidianeidad.

– ¿Cuáles son sus proyecciones en el corto y mediano plazo? 

Omar: Queremos seguir haciendo colaboraciones y alianzas, nos gusta mucho el hecho de ahora estar yendo a Lima y tenemos el ánimo de quizás ir a más países en un futuro. Pensamos así, ir ayudando a fortalecer las conexiones culturales entre países latinoamericanos como ya mencionábamos, pues creemos que la música y el “indie” tiene un potencial gigante para romper fronteras, y que todos unidos podemos llegar a construir un proyecto mucho más grande.