El porteño Luchín Salinas vuelve otra vez a cantar y a plantear otra problemática del puerto, donde con directo ejemplo musical y visual invita a observar e incorporarse a la relación con el mar y el pendón humano de los barrios dela cuidad de Valparaíso.

Salinas enarbola este trabajo audiovisual de manera colaborativa y auto gestionada, combinando trabajo con diferentes profesionales de la escena porteña, generando un trueque colectivo que forma la base de este cometido, contando así con la participación del realizador audiovisual Claudio Martínez Valenzuela Realizador audiovisual y director del video clip, que nos lleva por un imaginario lleno de intensión asociativa, comunal, y testimonial, donde el empuje de los habitantes esta manifiesto.

Entre las diferentes motivaciones  en este clip, cabe el distinguir la búsqueda de locaciones en lugares reconocibles del cerro, para que el canto de Luchín se contraste con el asedio visual de la estética arquitectónica de la propuesta inmobiliaria actual, que lucha por ser parte de la escena natural del puerto, pero claudica en cada intento de buscar el mar, llegando cada vez más alto en espigadas armaduras de hormigón en un contranatural gesto fuera del pulso natural de los barrios. También  se busca resaltar en imágenes  la convivencia de una gran mesa  en un lugar insigne del cerro Barón, donde el compartir nos lleva en una cálida imagen a reconocer el entendimiento de vecino a vecino, y nos llaman a mantener cerca esta unión y motivación por recuperar este periódico sentimiento de ser un organismo humano ligado de manera íntima con el Mar y su Raíz.

Mira el video de la canción acá: