Preocupación han generado las últimas cifras de obesidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que sitúan a Chile como el segundo país OCDE con la tasa más alta de obesidad, solo superado por Estados Unidos. Desde el Colegio de Nutricionistas, advirtieron que este escenario significa “un estado de alerta sanitaria”.

El estudio reveló que uno de cada tres chilenos es obeso: se trata del 34% de la población mayor de 15 años. Según especialistas y algunos datos estadísticos, el alza tendría relación con el fuerte aumento del consumo de carne que la sociedad chilena ha experimentado en los últimos años, además del alejamiento de los vegetales y alimentos que contienen fibra.

Un reportaje de LUN consignó que el consumo de carne por persona pasó de 29,24 kilos en el año 1963 a 48 kilos en 1994. Más tarde, en el 2013, el consumo promedio se situó en los 85 kilos, un cambio que se explica por un mejor acceso al alimento, que durante años fue considerado “de lujo” entre las familias populares. Hoy en cambio, se hace presente en la mayoría de los platos.

Sin embargo el Instituto de Nutrición y Tecnologías de los Alimentos advierten que la grasa saturada de las carnes acompañada de comidas comunes, como las papas fritas o el arroz, hacen engordar rápidamente. Además, los platos no suelen incluir alimentos con alta cantidad de fibra, la que ayuda a saciar sin engordar.

La reducción en el consumo de vegetales por parte de las familias chilenas ha sido considerable: de 113 kilos por persona en el año 1963 a 71 en el 2013. Las legumbres también fueron desapareciendo de la dieta, con un consumo de 6 kilos por año a 4. El único dato positivo habla sobre el aumento en el consumo de frutas, que creció de 36 kilos por persona al año a 64 en 2013.

Otro de los factores que explican el aumento en la tasa de la obesidad es el alto consumo de comida chatarra o ultra procesada y una última variable se relaciona con el gen de la obesidad (FTO), que puede aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad o actuar como protector. Según un estudio de la Revista Médica, 3 de cada 10 chilenos presenta este gen con opciones de engordar.

Los especialistas también cuestionan la idea de que el pan es el principal enemigo de una dieta sana, ya que contiene un bajo aporte en grasas y fibra y nutrientes que lo hacen un alimento equilibro. Los problemas aparecen con los agregados que suelen sumarse al alimento y con la cantidad de pan que se consume.