Durante este viernes se conoció que el Gobierno decidió reparar el cuestionado puente Cau Cau en Valdivia, tras realizar un nuevo informe técnico que concluyó que la estructura del viaducto es “recuperable” y que podría cumplir su objetivo original.

En las próximas horas, el ministro de Obras Púbicas, Juan Andres Fontaine, entregará el detalle sobre los costos y el plan de trabajo que implicarán los arreglos, tras la evaluación realizada por la empresa Modjeski and Masters.

En tanto, Leonardo Daneri, presidente de la Asociación de Concesionarios de Infraestructura Pública (Copsa), señaló que cualquier proyecto “es corregible. Pensamos que la decisión de perseverar en estudios y análisis fue muy positivo, pues así se puede determinar de manera cierta qué hacer. El puente estuvo paralizado cuatro años, un periodo demasiado largo”.

Desde el pasado 15 de agosto, el puente se encuentra operativo pero con limitaciones, ya que levanta su tablero solo dos veces al mes para permitir el paso de las embarcaciones.

Omar Sabat, alcalde de Valdivia, señaló que la posibilidad de levantar otro puente tiene un costo altísimo, además de “un tiempo de espera excesivo para las personas que requieren una forma expedita de moverse por la ciudad”. Por ello, recalcó que el puente opera de manera correcta hasta el momento, con el paso diario de cuatro mil vehículos.

El viaducto contempló una inversión de $18 mil millones y durante el gobierno de Michelle Bachellet llegó a evaluarse su demolición. Sin embargo, la construcción de un nuevo proyecto le habría significado al Estado desembolsar otros $16 mil 600 millones y otros 20 meses de construcción.

El senador PS Alfonso de Urresti saludó la decisión, asegurando que “acá lo importante es que, finalmente, se pueda poner en servicio”, ya que el puente es prioritario para lograr la ansiada conectividad entre Isla Teja y el centro, lo que permitirá a los estudiantes acceder de forma más expedita a la Universidad Austral.