Políticas públicas específicas dirigidas a una de las poblaciones más discriminadas de todas. Ese es el objetivo que tiene la nueva ley integral de protección a personas trans, aprobada anoche en una maratónica jornada en la Cámara de Diputados de Uruguay.

El proyecto, según informa La Diaria, intenta disminuir la discriminación estructural que sufren las personas trans e integrararlas a nivel social, educativo, cultural, laboral, etc.

Entre otros puntos, el proyecto incluye la variable de “identidad de género”, en todos los sistemas de información estadística del Estado, la adecuación del nombre y/o sexo en documentos de identidad, que el sistema educativo en todos sus niveles sea inclusivo para las personas trans, a través de apoyo psicológico, pedagógico, social y económico.

También se incluye un apartado de becas y apoyos estudiantiles para personas trans, un 1% de cupo laboral en llamados públicos, un 1% en programas de capacitación y formación, que sean incluidas en programas de vivienda y el diseño de políticas de inclusión en la cultura, a través de becas, fondos y acceso a bienes culturales.

Respecto a la salud, la ley establece el derecho de acceso a los servicios de salud sin ningún tipo de discriminación ni patologización por su identidad de género. Las personas trans podrán adecuar su cuerpo a su identidad de género, incluyendo su genitalidad, tratamientos hormonales integrales e intervenciones quirúrgicas parciales o totales, con el consentimiento informado total y sin autorización judicial.

Las personas menores de 18 años también podrán acceder a tratamientos de hormonización y prestaciones de salud, con excepción de la cirugías de genitales.

Otro de los puntos clave es que las personas trans nacidas antes del 31 de diciembre de 1975, que demuestren haber sido víctimas de violencia institucional, tienen derecho a una reparación económica.

Extensa sesión

Más de 10 horas duró la jornada de ayer en la Cámara de Diputados uruguaya para aprobar la Ley Integral para personas Trans. Fueron 66 votos de 88, con representantes de todo el espectro político. Voto a favor por completo el oficialismo del Frente Amplio, así como el Partido Independiente y Unidad Popular y otrosde oposición del Partido Nacional y el Partido Colorado.

La diputada Manuela Mutti (FA) aseguró que la ley representa un avance “en derechos, en democracia” para Uruguay, además de “posibilidades de realmente tener una sociedad más participativa y más justa y que, sobre todo, apunte a su escalón más débil”.

“Si bien todos tenemos derechos desde que nacemos (…), después uno conoce el país real, el país legal, (se da cuenta de que) falta mucho para andar y si necesitamos legislar de forma más puntual ante determinadas situaciones. Esta población (…) tiene permanentemente los derechos vulnerados y no debería ser así. (Y eso pasa) por su condición de género y reconocerse como tales“, agregó.

Ahora, la norma debe ser promulgada por el Poder Ejecutivo.