Pese a que actuar en la Super Bowl es una de las instancias favoritas de los artistas, una súper estrella de la industria de la música habría rechazado la tentadora oferta de cantar en la fiesta de la NFL. Se trata de Rihanna, la artista pop de Barbados, quien habría declinado de aceptar la invitación y no por un motivo de desacuerdo económico.

A fines del mes pasado, los organizadores de la final del fútbol americano anunciaron que Maroon 5 sería la banda elegida para actual en la 53 Super Bowl, que se celebrará el próximo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta. Según reveló la revista norteamericana US Magazine, la artista rechazó la oferta en apoyo al caso de Colin Kaepernick, el jugador de la NFL que fue rechazado por la liga después de haber hincado su rodilla durante el himno estadounidense, como forma de protesta contra el racismo.

El deportista se convirtió en uno de los jugadores más polémicos en la historia de la National Football League (NFL) tras su protesta en el campo de juego. Kaepernick decidió llamar la atención de los medios y la sociedad al manifestarse contra el abuso policial y las injusticias raciales de sus país. En 2016, cuando decidió arrodillarse durante el himno, se le unieron otros deportistas. Desde entonces quedó sin equipo y ningún otro se ha interesado por él. 

Actualmente, el deportista se mantiene en una batalla legal con la NFL, reclamando que los propietarios de la liga y la franquicia han colaborado para mantenerlo fuera del deporte debido a su postura política conocida públicamente.

“La NFL (así como todas las ligas deportivas profesionales) debe seguir siendo una meritocracia, entonces la protesta política pacífica y basada en principios no debería ser castigada”, argumentó Colin.

Según Us Weekly, tras el rechazo de Rihanna, los más probables candidatos para la final de la Super Bowl son Maroon 5, aunque Cardi B también podría sumarse.