Muchas veces se ha puesto en la órbita íntima del Padre Alberto Hurtado al ex sacerdote Fernando Karadima. Una de las más recordadas es la aparición de este último en la película “Crónicas de un hombre santo”  que cuenta cómo se fundó el hogar de Cristo.

Esta producción pone de manifiesto el vínculo entre ambos religiosos, cuestión que ahora la Compañía de Jesus busca dejar atrás. Los jesuitas afirman que existió un vínculo entre ambos, pero éste no sería tan cercano como se ha establecido.

A pesar de esto, Karadima fue uno de los que testificó en la canonización de Hurtado que posteriormente lo llevó a convertirse en santo. Desde la organización le bajaron el perfil a esta situación indicando que éste fue solo uno de los numerosos testimonios que se dieron en favor del fundador del Hogar de Cristo.

“En el proceso de canonización Alberto Hurtado se recibió el testimonio de 60 personas, que se refirieron a su vida (…); una de esas personas fue el exsacerdote Fernando Karadima. Su testimonio ocupa veinte de las casi mil páginas reunidas”, sostuvieron a La Tercera.

En el testimonio, Karadima revela que estuvo con Hurtado días antes e que este muriera en la Clínica de la Universidad Católica.

“Encontrándome solo con él en su pieza de la clínica, el Padre me dijo: ‘estoy mirando a Cristo cubierto con un velo, pero pronto se correrá el velo y veré al Patrón. ¿Quieres enviarle algún recado al Patrón y a la Patroncita?’. Yo me arrodillé, llorando por la emoción, tomé sus manos y le pedí tres cosas, de las cuales ya se cumplieron dos y confío en que la tercera también se cumplirá”, relató.