La Corte Suprema demandó a la Constructora Cosal y su inmobiliaria por las graves fallas que presenta el edificio del Centro de Justicia de Iquique que podrían representar un peligro “para la estructura y sus usuarios”.

La acción legal interpuesta a través del Consejo de Defensa del Estado (CDE) afirma que la empresa no cumplió con el diseño original de la obra que actualmente alberga a los juzgados y a la Corte de Apelaciones regional.

Dentro de las fallas estaría la no instalación de un pilar clave en la losa que permitiría que estos dos edificios se muevan de forma independiente ante la eventualidad de un sismo, lo cual podría implicar una posible fractura y colapso de ambas estructuras.

Según consigna Radio Bío Bío, la inversión que se realizó para la construcción del Centro de Justicia tuvo un costo de más de 10 mil millones de pesos para el Poder Judicial.

En la demanda se establece que “el edificio fue bien diseñado en la etapa de proyecto pero en el proceso de construcción hubo deficiencias que se evidencian entre otros en la falta de rigurosidad en el tratamiento de las juntas de dilatación”. Esto generaría que “los edificios choquen entre sí en caso de sismos de mediana y alta intensidad“, agrega el texto.

Además de esto, los “errores constructivos” impactarían en el valor comercial del inmueble debido a sus fallas y a las reparaciones que se tendrán que hacer para subsanarlas.

Por su parte, la constructora solicitó al Séptimo Juzgado Civil de Santiago que rechazara la presentación hecha por el CDE. Entre sus argumentos estaban que la obra fue entregada en 2008 y que en ese momento se cumplieron todas las normas.

En la misma línea, señalaron que no mantienen relación con ninguno de los profesionales que estuvieron a cargo de las obras por lo cual el proceso judicial podría prescribir.