La manifestación que este domingo se celebró en Brasil en apoyo al candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, coincidió con una nueva polémica en torno al futuro del Supremo Tribunal Federal (STF) del país.

La controversia se abrió luego de que Eduardo Bolsonaro diputado e hijo del presidenciable, publicara un video donde aseguraba que “para cerrar el STF basta con un soldado y un cabo”. En la grabación, realizada antes de la primera vuelta de las elecciones y viralizada rápidamente, Eduardo Bolsonaro también dijo que el máximo tribunal tendría que “pagar caro” si impugnara la candidatura de su padre.

Ante los polémicos dichos, no tardaron en llegar las reacciones de distintos representantes políticos. El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, situado 18 puntos por debajo de Bolsonaro, según las encuestas, calificó a la familia de Bolsonaro como un “grupo de milicianos” y “gente de quinta categoría”.

Por su parte, el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (PSDB), alineado a la centroderecha, aseguró en su cuenta de Twitter que las afirmaciones de Eduardo Bolsonaro “merecen repudio de los demócratas”. El diputado “promueve la acción directa, amenaza al STF. No apoyo ataques contra los vencedores, pero estas declaraciones cruzaron la línea, huelen a fascismo. Tienen mi repudio, como cualquier otra, de cualquier partido, contra las leyes, contra la Constitución”, afirmó Cardoso.

Bolsonaro padre respondió a las críticas desconociendo el video. “Eso no existe. Si alguien dijo algo de cerrar el STF, necesita consultar un psiquiatra. Desconozco [el video]. Dudo [de su autenticidad]. Alguien lo sacó de contexto”, dijo el candidato. La misma posición tomó Gustavo Bebbiano, presidente del partido del candidato ultra, el Partido Social Liberal (PSL): “Desconozco ese video, no lo vi. El diputado Eduardo Bolsonaro es una persona sensata y equilibrada. No creo que haya dado ningún tipo de declaración que ponga en jaque la legitimidad de las instituciones brasileñas, menos del Judiciario. Nosotros tenemos pleno respeto y aprecio por el Poder Judicial, que es fundamental para el buen funcionamiento de la democracia”, afirmó Bebbiano.

De hecho, horas antes el mismo Bebbiano había asegurado en una entrevista que el PSL mantendrá “la mejor relación posible, armoniosa” con el STF y afirmó que Bolsonaro quiere que el juez Sérgio Moro se incorpore en el organismo. “Tener a un magistrado con el perfil de Sérgio Moro en el STF sería muy bueno. (…) Él es una persona seria, patriota y que quiere el bien para Brasil”, dijo Bebbiano.

Moro fue el responsable de la arremetida judicial contra el PT y el ex presidente Luis Ignacio Lula da Silva por el caso de corrupción Petrobras. El magistrado podría aspirar a ocupar alguna de las plazas que se liberarán en los próximos dos años en el organismo, tras la jubilación de dos de los magistrados. Además, entre las propuestas del ultraderechista está aumentar de 11 a 21 el número de jueces en el STF, lo que permitiría la designación de 10 personas para el máximo tribunal. Si Moro fuera uno de ellos, tendría garantizado su puesto hasta su jubilación.