Cuenta la leyenda que el premiado director, actor y músico norteamericano, Clint Eastwood, iba a dirigir esta renovada versión de Star Is Born (Nace una Estrella). La película tendría nada menos como co protagonistas a Bradley Cooper y Beyoncé. Sin embargo, el destino optó otra vía. Eastwood se restó del proyecto y Cooper decidió co escribirla, co producirla y dirigirla, convirtiéndose así en su ópera prima. También, eligió como compañera de reparto a la cantante estadounidense, Lady Gaga.

Nace una Estrella se argumenta en la vida de un alcoholizado y drogadicto cantante country norteamericano, Jackson Maine (interpretado por el propio Cooper), quien una noche, hastiado de su rutina de rock star, le dice a su chofer que lo lleve a un bar más cercano.

El lugar escogido finalmente será un club de Drag Queens. En él prontamente escucha a Ally (Lady Gaga), una mesera de gran talento artístico a quien le dan la oportunidad de cantar ocasionalmente. Se trata de una joven, tímida y con tenue confianza en si misma, pero cuando tararea sus primeras notas expone su talento en toda su magnitud.

De hecho, la interpretación La Vie en Rose de Ally, conquista inmediatamente al famoso y decadente Jackson. Así a conexión entre ambos se transformará en una poderosa relación que se extenderá a lo largo del film.

Cooper se luce tanto en sus registros dramáticos como en la interpretación de diversas canciones, con público en vivo. De hecho, para esta cinta tuvo que aprender a cantar y tocar la guitarra de forma más profesional. Mientras, Gaga demuestra su potencial como actriz que va de menos a más a lo largo de la cinta. Ella sorprende y conmueve en escenas dramáticas y brilla de sobre manera cuando canta.

Tanto los dúos entre ambos, los espectáculos en vivo, las letras de sus canciones, se distinguen como lo mejor de esta película. Es posible observar claramente el logrado fiato entre ambos y se agradece muy profundamente, apreciar a Gaga lejos de la excesiva performance, maquillaje y vestuario, con lo que nos tiene acostumbrados.

Ambos protagonistas se desarrollarán dramáticamente en direcciones opuestas: mientras Jackson va en retirada con una pesada mochila sicológica y de adicciones, que provienen desde su pubertad; Ally luchará con todo por abrir su camino al estrellato, tratando de mantener en algo su identidad.

No obstante, a pesar que el film ofrece ciertas críticas al show business, quedan algunas inconsistencias en el relato. A veces, los detalles y coherencias no serán el fuerte del guión. Pero los espectadores apreciarán las innumerables secuencias, planos secuencias musicales y escenas cotidianas con gran naturalidad. La dirección de Cooper cumple y con creces en esta nueva propuesta de un clásico; desnuda los rincones azul oscuros de ambos artistas y la valentía/cobardía de afrontar sus zonas vulnerables.

Más versiones

Junto a la de Cooper, existen otras tres versiones de Star is Born (Nace una Estrella) :

1937: co protagonizada por Janet Gaynor, Fredric March y Adolphe Menjou. Dirigida por William A. Wellman.

1954: co protagonizada por Judy Garland y James Mason y dirigida por George Cukor.

1976: co protagonizada por Barbra Streisand y Kris Kristofferson y dirigida por Frank Pierson.