Ayer se realizó el foro “Construimos Juntos o nos Hundimos Separados” en la Sala Ignacio Domeyko de la Casa Central de la Universidad de Chile, instancia organizada por la fundación La Casa Común y El Desconcierto.

La actividad, que logró reunir a un amplio espectro de políticos de oposición, sirvió para debatir sobre ideas y contenidos necesarios para una amplia unidad de la oposición a miras de conformar un nuevo conglomerado político que logre articular a los actores sociales y así construir un Chile más justo.

El foro contó con la participación de la militante y feminista del Partido Socialista, Carmen Andrade; el senador de la Democracia Cristiana, Francisco Huenchumilla; el sociólogo del Frente Amplio, Carlos Ruiz Encina; la ex Ministra de la Mujer y Equidad de Género y militante del Partido Comunista, Claudia Pascual; el senador de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre; y el abogado constitucionalista y uno de los directores de la fundación La Casa Común, Fernando Atria.

El primero en intervenir fue el abogado constitucionalista quien señaló que debido a la fragmentacion de fuerzas políticas, “la situación está mas cerca de la segunda proposición del foro que de la primera”. Debido a esto, Atria cree que la “unidad y la convergencia” de la oposición es “urgente y un deber para las fuerzas progresistas”. Además señaló que debido a las políticas neoliberales de un gobierno de derecha y la reciente coyuntura de las elecciones en Brasil, este objetivo es difícil de lograr, “se requiere de un esfuerzo profundo para lograr un proyecto político transformador”.

Sin embargo, el abogado socialista cree esto es posible de lograr al mirar casos como el de la aprobación de la ley de aborto en tres causales, ya que este proyecto fue respaldado por una fuerza social que hizo que cualquier institución que estuviera dispuesta a frenarlo, se perjudicaría a si misma. Atria finalizó señalando que ese es el camino a seguir, “para avanzar en una agenda transformadora, es necesario acumular fuerza social colectiva como lo hizo el movimiento feminista con la ley de aborto”.

El siguiente en presentar fue el sociólogo de Izquierda Autónoma, Carlos Ruiz, quien hizo un análisis del escenario político actual con el avance de la ultra derecha y la situación de la izquierda de encontrarse sin tener política para enfrentarse a este avance. Para ello, el sociólogo señala que hay que acumular fuerza social generando una “agenda corta de reformas inmediatas que sirvan para activar a los actores sociales y articularnos respecto a cambios necesarios para Chile“.

La militante y feminista socialista fue enfática en señalar que la unidad de ser entre el centro y la izquierda, cada una con sus identidades propias, ya que hemos aprendido de las derrotas que “solo la unidad más amplia va a ser capaz de derrotar a la derecha y reinstalar un camino de transformaciones sociales y culturales”. Sin embargo, Andrade señaló que el dialogo para lograr la base de un proyecto político que de cuenta de los problemas y contradicciones de nuestra sociedad, debe realizarse legitimandonos como actores políticos. “Si nos tratamos como ‘legitimadores de la dictadura’ o de ‘pequeños burgueses sin capacidad de hacer política’, el diálogo será inconducente”, finalizó.

El senador Huenchumilla señaló en su intervención que uno de los primeros puntos para resolver si construimos juntos y no nos hundimos, es aceptar nuestras diferencias y mediante una voluntad política para trabajar juntos debatir sobre qué le ofrecemos al país. Para el senador democratacristiano, el mundo ha cambiado y el perfeccionamiento del capitalismo ha cambiado las formas en como nos organizamos, por lo que para él es importantísimo la autonomía y la colaboración para convenir un acuerdo programático común que supere al neoliberalismo. “El triunfo de categórico de Piñera nos dio la tarea a la centro izquierda de encontrar las cosas que nos unen como oposición y lograr un acuerdo programático común y sí, somos capaces de hacerlo”, sostuvo Huenchumilla.

La intervención de la militante del Partido comunista y ex Ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual, estuvo centrada en establecer ideas fuerzas que nos permiten generar un dialogo para la convergencia de la oposición. En ese aspecto, Pascual señaló que la unidad de la oposición frente al tema de los derechos humanos y los 30 años del no es un primer avance para esta oposición, sin embargo, y tal como rezaba el slogan del “No, “aun nos debemos un país”, por lo que la ex ministra finalizó con que “Chile necesita un nuevo modelo de desarrollo y crecimiento, con un estado productivo que garantice derechos individuales y colectivos, universales y no focalizados, pensiones y salarios dignos, un respeto a los pueblos originarios, la diversidad sexual y el feminismo, todo esto enmarcado en una nueva Constitución”