El hallazgo de un hombre colgado de un árbol, esposado y encapuchado a Maipú mantiene en diversas diligencias a la Brigada de Homicidios de la PDI. El hecho ocurrió en una plaza de la villa Alto Jahuel y es la Fiscalía de Alta Complejidad de la Región Metropolitana la encargada de investigar el caso.

Pese a las extrañas circunstancias en las que fue encontrada la persona, los policías no descartan la tesis del suicidio. Esto, tras encontrar un banano en su pecho y documentación -un cuaderno- escrito por él, pese a que sus manos estaban con guantes de látex al momento de ser descubierto.

“No se descarta suicidio ni participación de tercero. Por el momento no se han evidenciado elementos de tortura en el cuerpo de la víctima”, señaló la fiscal adjunta Paola Zárate. La persecutora detalló la existencia de una carta en donde la persona manifestaría sus intenciones de suicidarse. Sin embargo, advirtió que “tiene que ser periciada para comprender el contenido de la misma”.

También existe un video de seguridad de un domicilio, cuya cámara apuntaba al lugar de los hechos. En él, se habría grabado un episodio relacionado “con la caída del sujeto en el árbol”. El problema es que el registro no es claro y tiene que ser visto y revisado por especialistas.

El hombre de 32 años sufría depresión y existe la posibilidad de que se haya colgado estando encapuchado, ya que los análisis iniciales no apuntan a la intervención de terceras personas en su muerte. De hecho, entre las vestimentas de la víctima se encontró un banano en el que tenía las llaves de las esposas, lo que indica que podría tratarse de un suicidio atípico.

“Tiene aristas de suicidio atípico, es factible, pero tenemos que verificar la información”, sentenció el comisario Juan Fonseca, de la Brigada de Homicidios de la PDI. Otro dato relevante en el caso será el informe forense del Servicio Médico Legal, donde podrían descartarse lesiones provocadas por terceras personas.