Durante este martes, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se refirió a la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul y aseguró que se trató de “un asesinato planificado”.

“Pudo haber ocurrido en el consulado, oficialmente territorio saudí, pero está en nuestro país. No puede ser ocultado por la inmunidad diplomática”, sentenció el mandatario. En el Parlamento, Erdogan señaló diversos detalles revelados por la policía turca. Por ejemplo, que la planificación de lo ocurrido comenzó con la llegada de un equipo saudí el día anterior al crimen, encargado de inspeccionar localidades de Estambul para preparar el asesinato.

Al respecto, se preguntó por “estas 15 personas, ¿por qué llegaron a Estambul el día del crimen? Estas personas, ¿de quién recibieron órdenes de venir? En el consulado, ¿porque no se dejó investigar inmediatamente sino días después? ¿Por qué no aparece el cadáver de alguien al que se reconoce haber asesinado?”.

El presidente turco propuso que los 18 ciudadanos detenidos en Arabia Saudí por el asesinato de Khashoggi sean juzgados en Turquía: “Hago una llamado al rey Salmán para que estas personas sean juzgados en Estambul”, manifestó.

El periodista de 59 años ingresó a la misión diplomática durante el pasado 2 de octubre, con el objetivo de realizar un trámite para su próximo matrimonio. Sin embargo, Jamal Khashoggi no volvió a salir del lugar.

“Tenemos la certeza de que Khashoggi fue asesinado en el Consulado saudí”, recalcó Erdogan, calificando el crimen como “salvaje”. El presidente turco llamó a conformar una comisión de investigación independiente sobre el caso, que entregue pistas sobre el paradero del cuerpo del reportero.