Luego de que el músico Camilo Castaldi, más conocido como Tea Time, fuera invitado a una nueva entrevista en el late de Julio César Rodríguez “Síganme los buenos”, el ex vocalista de Los Tetas volvió a negar la violencia y los golpes contra su ex pareja Valentina Henríquez, quien lo denunció a la justicia.

“Las relaciones tóxicas se construyen de a dos, yo en 20 años de carrera jamás tuve un episodio de violencia. Mucha gente se sorprendió cuando salió esto y me defendió”, fue uno de sus argumentos al respecto.

En entrevista con BioBioChile, Henríquez se refirió a las declaraciones de su ex pareja y enfatizó que “era obvio, esta es su forma, él quiere limpiar su imagen y tener una carrera, y la quiere tener mintiendo”.

La joven aseguró que Castaldi quiere limpiar su imagen: “Es lo que ha mantenido todo este tiempo. Él con sus abogados han desarrollado un cuento de ficción en donde todo está justificado con historias falsas… Es como un disco rayado: tiene miedo y es su forma en que cree que se puede salvar”.

Además, la estudiante señaló que ha seguido siendo víctima de hostigamientos a través de redes sociales, por personas que identifica como cercanos a Tea Time: “He sufrido mucho acoso, por las redes sociales, de sus seguidores, gente que él mismo manda, porque les manda información que yo le mandé a él al WhatsApp cuando éramos novios, cosas íntimas, y esas personas las publican denostándome a mí y a mi familia”.

Henríquez explicó que “el juicio se suspendió porque esto se estaba demorando mucho y si yo iba a juicio, él iba a tener que pagar dinero al Fisco, y con mi abogado queríamos seguridad para mí y con esta medida alternativa él tenía que cumplir más cosas: no acercarse por redes sociales, también físicamente, y esto se da en Chile por seis meses”.

La joven recordó que cuando iniciaron su relación, Camilo Castaldi lo publicó en Facebook, lo que provocó la publicación de “una mujer que comentaba que este tipo le pegaba a las mujeres, que le había pegado a ella, que se metía con prostitutas colombianas, que era cocainómano, que era alcohólico. Ella lo publicó en nuestro estado de pololeo… Un amigo me lo comentó y me dijo que parece que tenía pantallazos de esto… Planeo recuperarlos. A su expareja también la golpeaba, lo veían los conserjes que la sacaba a patadas. Yo he conversado con ella, pero no quiere aparecer (en los medios). Tiene su familia, pero ella pasó exactamente por lo mismo”.

Valentina aseguró que, a casi un año de su denuncia, siente la responsabilidad de mantenerse activa en estos temas: “Siempre voy a estarlo. Ahora, en lo personal, estoy enfocada en sanar y en lo mío, la música y la danza”, cerró.