Con una serie de entrevistas en distintos medios, Camilo Castaldi ha vuelto a la vida pública tras la denuncia por violencia que realizó Valentina Henríquez en contra de él.

En clara campaña para limpiar su imagen, el ex cantante de Los Tetas se ha empeñado en afirmar que su ex pareja es una persona que tiene problemas mentales que hacen que se autoagreda.

Te puede interesar: REDES| “Quería leer noticias y me apareció un golpeador de mujeres”: Las críticas a La Tercera por prestar espacio a Tea Time

Una de las cosas que llama la atención de las afirmaciones que ha hecho el cantante es que ha contado dos versiones distintas sobre la foto que subió Valentina Henríquez para denunciar sus agresiones en las que aparece con su ojo ensangrentado.

Si nos remitimos a lo que relató en la entrevista que dio para el diario La Tercera llamada “Las lecciones de Tea Time”, Castaldi señala que nunca golpeó de manera consciente a Henríquez sino que todo ocurrió por un accidente.

“Eso sucedió una semana antes que me denunciara. En el caso del ojo (fotografía con el ojo izquierdo morado) ella estaba completamente descontrolada y estaba rompiendo el estudio de música. Yo estaba whatsappeando con el celular en la mano, me abalanzo sobre ella para detenerla y la golpeo involuntariamente con mi celular en la sien, eso le genera el ojo morado. Aunque no fue voluntario me avergüenzo de que haya pasado, mi forma de contenerla no fue la más prudente. No fue a propósito, sino un terrible accidente, aunque asumo que si hubiera manejado la situación de otra forma se habría evitado”, relató el 18 de agosto de este año.

Sin embargo, ahora Castaldi cambió la versión que había entregado y en una entrevista en el programa “Síganme los buenos” le dice a Julio César Rodríguez que las lesiones en el ojo de Valentina se produjeron debido a que él la tiró a una cama.

“La foto del ojo es un evento muy lamentable. Ocurrió que yo estaba hablando por WhatsApp en la casa. Ella estaba fuera de control. Yo no le quería entregar mi celular y empezó su escalinata, empezó a subir hasta que agarró un palo que había en la pieza y empezó a golpear mis equipos de música y yo no reaccioné probablemente bien, tal vez me excedí en la fuerza, en ese momento a uno le da mucha ira, rabia y todo. Yo la agarré y la tiré con mucha rabia a la cama, caímos los dos a la cama, ella se da vuelta y le veo el ojo hinchado, y ahí le digo ‘mira a lo que llegamos‘”.

Mira la entrevista acá: