Como “una reforma necesaria para resguardar la democracia”, calificó el senador Alejandro Navarro a la norma constitucional que propondrá al Congreso y que pretende sancionar “con la cesación del cargo a la candidatura política presidencial, parlamentaria, municipal o al Gobierno Regional, cuando se es responsable de la difusión de noticias falsas de algún contendor electoral, durante la campaña respectiva”.

Para Navarro, “esta reforma sancionará la nueva manera de hacer política que ha adoptado la extrema derecha latinoamericana, que avanza utilizando Big Data, es decir: investigando las preferencias de los usuarios de redes sociales de Internet, para luego esparcir mentiras y destruir la reputación de candidaturas de sus contendores”.

Además, reconoció que “las fake news, o noticias falsas, son difíciles de combatir, pues los electores se quedan con la primera impresión. Asimismo, la mentira electoral tiene efectos devastadores en el debate político, pues quien las profiere, difícilmente se desdice, y es probable que nunca lo haga”.

“Un Presidente de la República debe ser un líder que triunfe sin trampas en el debate político y en las urnas. De lo contrario, ganará el que miente más, el que tiene más acceso a desinformar mediante las redes sociales, el que contrata más empresas de marketing político para manipular la información y entregar contenido falso de manera deliberada. Eso no es vivir una sana democracia”, aseveró el parlamentario.

“Ley Bolsonaro”

Navarro explicó que se refiere como “Ley Bolsonaro” a su propuesta legislativa“debido a la cuestionada forma de hacer política del candidato presidencial en Brasil, Jair Bolsonaro, quien fue sorprendido por haber pagado mediante empresarios amigos la difusión de noticias falsas la candidatura de su contendor en las presidenciales de Brasil, tales como: que iba a distribuir un kit gay para niños de 6 años en las escuelas; la foto de una mujer pro Bolsonaro agredida, pero que en realidad era una actriz que sufrió un accidente; que Haddad defendió el incesto en uno de sus libros o que presentaría un proyecto de ley para legalizar la pedofilia”.

Y recordó otros ejemplos: “En México, el candidato y ex futbolista, Cuauhtémoc Blanco, fue difamado por una empresa pagada por su competidor electoral, que lo culpó del corte masivo de agua en el Municipio de Cuernavaca. Inventaron hasta que el obispo del lugar protestó contra Blanco, pero luego hasta el mismo obispo ofreció demandar junto a Blanco a los mentirosos, quienes confesaron la estrategia electoral utilizada. Casos como éste son impresentables”.

“Algo parecido pasó con Donald Trump, cuando se le acusó de utilizar el sistema de Cambridge Analytica, que estudiaba perfiles de usuarios de Facebook, para enviarles noticias falsas personalizadas en favor de su candidatura”, dijo el parlamentario.

Asimismo, advirtió que “las fake news son una maniobra electoral efectiva. Los candidatos que las usan, lamentablemente, ganan elecciones. No podemos dejar que estas malas artes conquisten la política chilena. Vemos algo de esto particularmente en el estilo de Camila Flores y sus dichos que la Brigada Ramona Parra era un grupo extremista. En definitiva, es una bola de nieve que no podemos dejarla crecer, pues la mentira no puede ser base de estrategia electoral alguna”.

Reforma constitucional

El parlamentario explicó que“respecto a la técnica legislativa para establecer esta causal de cesación del cargo es imprescindible agregarla a la Constitución. El Congreso ya tiene la experiencia con la vulneración de la Ley de Gasto Electoral, pues primero hubo que reformar los artículos 60 y 125 de la Carta Fundamental, mediante la Ley 20.870. Por tanto, es la Constitución el primer paso, luego debemos pasar a Reformar la Ley 18.700 de Elecciones Populares y Escrutinios”.

En ese sentido, el senador Navarro manifestó: “Nosotros esperamos lograr un consenso político. La política y la democracia ya han sido sacudidas por la corrupción. Somos pocos los que no tenemos boletas falsas y no estamos involucrados en financiamiento ilegal de la política. No podemos agregar un nuevo desprestigio tolerando las trampas electorales de la extrema derecha americana”.

Por último, invitó: “Creemos que existe una derecha decente con la cual consensuar una reforma de esta naturaleza, y apelamos a ella para evitar el avance de una nueva corrupción, que son la difusión de mentiras para ganar una elección. Llamamos a Renovación Nacional, a la UDI y a Evopoli a apoyar estas reformas por el bien de Chile y de nuestra democracia”.