Durante la noche de este sábado, el joven brasileño de 23 años, Charlione Lessa Albuquerque fue asesinado por dos hombres a balazos cuando participaba de una caravana de autos en apoyo al candidato de la izquierda, Fernando Haddad.

Al momento del crimen, el chico se encontraba en su auto junto a su madre Maria Regina Lessa, secretaria nacional de la Mujer Trabajadora del sector de vestuario, que es parte de la Central Única de Trabajadores (CUT) de Brasil, organización históricamente relacionada al Partido de los Trabajadores.

Lessa fue testigo de que luego del disparo, los hombres gritaron el nombre de Bolsonaro. Estos detalles apuntan directamente a motivos políticos detrás del asesinato de Charlione.

A través de su Twitter, el candidato Fernando Haddad condenó el hecho. “Es inadmisible el asesinato de un joven, Charlione Lessa Albuquerque, que participaba en carreras de mi campaña en Pacajus. Él estaba en el coche con la madre celebrando la democracia y acabó muerto. Es preciso el escrutinio y el castigo rápido. A la familia, toda mi solidaridad”, indicó.