El objetivo era mostrar lo rídiculo que podían ser los políticos. Pero años después, les salió el tiro por la culata.

Mónica Iozzi, periodista y ex conductora de CQC Brasil, reconoció su abierto arrepentimiento en el rol que tuvo el programa en visibilizar el discurso de Jair Bolsonaro cuando nadie lo conocía.

El programa -que también tuvo una versión chilena- lo entrevistaba constantemente “para mostrar el bajo nivel de los representantes electos. Era como una denuncia. Jamás imaginamos que muchas personas se identificarían con él (…) Yo me arrepiento de haberlo entrevistado tantas veces”, aseguró Iozzi a través de una transmisión por su Instagram.

Fue precisamente en ese programa donde Bolsonaro dio una de sus frases más violentas. Consultado por una periodista negra sobre qué haría si un hijo suyo saliera con una mujer negra, dijo que “no corro ese riesgo porque mis hijos fueron bien educados y no han vivido en ambientes como el tuyo”.

Aunque es diputado desde hace muchos años, Jair Messias Bolsonaro tuvo un alza meteórica en las encuestas, hasta que concretó ayer domingo su triunfo en las elecciones presidenciales.

Una de las claves de su campaña fueron las redes sociales. De hecho, ayer dio su discurso de triunfador a través de Facebook Live y no en una conferencia de prensa. Pocos días antes de los comicios se supo que un grupo de empresarios compró propaganda falsa para ser distribuida por WhatsApp a favor de Bolsonaro y en contra del candidato del PT, Fernando Haddad.

Su lema de campaña fue la frase “Brasil por sobre todo, Dios por sobre todo”, la misma que pronunció en 2016 cuando dio su voto a favor de la destitución de Dilma Rousseff. Para muchos analistas ese momento representó su salto a la masividad. Bolsonaro votó en nombre del militar que torturó a la entonces presidenta durante la dictadura militar.