La reforma de Salud que se viene eliminará las preexistencias y carencias del sistema de isapres. Así lo anunció este martes el presidente Sebastián Piñera durante un desayuno con adultos mayores a quienes visitó para explicarles los futuros beneficios del Pilar Solidario.

“En el sistema público, Fonasa, no hay preexistencias ni carencias. Vamos a modificar el sistema de isapres y vamos a eliminar las carencias y preexistencias, para que cada persona, aunque tenga una enfermedad o esté embarazada, pueda cambiarse libremente de una isapre a otra, y así va a tener la libertad de escoger la mejor, y nunca va a estar cautiva de una sola isapre”, señaló el mandatario.

Piñera precisó que hablamos de “preexistencia” cuando uno tiene una enfermedad previa y por tanto no se puede cambiar de isapre, mientras que la “carencia” es cuando se rechaza la cobertura maternal a una mujer embarazada si no se inscribió con ciertos meses de anticipación. Tras estas definiciones, afirmó: “Lo importante es que las personas van a tener la libertad de cambiarse de isapres y no van a estar restringidas”. Piñera sostuvo que los cambios se harán a través de un “sistema de compensación entre las isapres” porque “si toda la gente enferma se va a una isapre, y toda la gente sana se va a otra, va a haber una compensación en función de la característica de las personas que están en cada isapre, porque de lo contrario se podría estar premiando a algunas y castigando a otras”.

El presidente dio a conocer los principales lineamientos de la reforma de salud privado el pasado mes de mayo y los ratificó durante la cuenta pública del pasado 1 de junio. En aquella ocasión, Piñera expuso que entre las principales modificaciones están igualar precios de los planes para no seguir “castigando a las mujeres”, el fin a las preexistencias y discriminaciones por sexo y edad y la rebaja de los precios de las isapres a través de una mayor competencia.