El 19 de octubre pasado arribó a Netflix la serie Wanderlust, una historia protagonizada por Toni Collette que se sumerge en la monotonía y desgaste de un matrimonio que decide escapar de una ruptura definitiva permitiéndose una nueva oportunidad. Pero, esta vez, no se trata de asistir a terapias de parejas o de intentar revivir la pasión entre ambos, sino de abrir el vínculo para encontrar en otras personas la emoción que está faltando.

A la elogiada interpretación de Collette, quien interpreta a la psicóloga Joy, se suma el trabajo de Steven Mackintosh como Alan, su esposo, un maestro de escuela secundaria algo confuso e inseguro que termina por sumarse a la aventura ideada por su pareja.

Tras acusar el desgaste y la falta de interés por tener sexo con el otro tras más de 20 años juntos, ambos se descubren en infidelidades que terminan por declarar casi al mismo tiempo. No hay culpas, solo reconocimiento de una realidad que duele pero no los separa: “Es como si estuviera fuera de mí mismo, observando. Viéndome a mí mismo… tratando de desear desearte”, le confiesa Alan con sinceridad a su esposa.

Tras ello, Alan y Joy sostienen interesante conversaciones que los llevan -en medio de una gran complicidad- a tomar la decisión juntos de iniciar una relación poliamorosa, siempre bajo la idea de que el amor entre ambos no ha sucumbido y no se pondrá en duda ante otras experiencias sexuales.

Con inteligencia y humor negro, la comedia va tejiendo una trama que expone los lugares comunes de las relaciones, las dudas y también los prejuicios de la sociedad al momento de enfrentar relaciones que no son estrictamente monógamas. “Wanderlust”, cuyo concepto es definido como “un gran deseo o impulso de viajar, deambular o explorar el mundo” se torna un retrato realista de una sociedad que comienza a poner en cuestión las relaciones tradicionales y apunta a la exploración.

¿Es la poligamia un final feliz? Al parecer no para todos y todas. A medida que avanzan sus capítulos, la serie va desmitificando el boom del poliamor para dejar en evidencia que no hay relaciones sin problemas y revelando lo difícil que es tener límites previamente definidos cuando se cruzan el amor y el deseo.

“Es una historia auténtica y revolucionaria sobre las relaciones, el sexo, el amor y todas las cosas que realmente nos importan. No podría estar más emocionada”, sentenció Collette al momento del estreno. No es casualidad que su actuación termine siendo uno de los ingredientes principales de la serie de 6 capítulos: la actriz logra imponer su deseo y sus miedos como una persona real, hace retroceder los prejuicios y empatizar con su necesidad de darle un giro al sexo, al amor y la vida.

Más que ser un retrato del poliamor o del fracaso de la monogamia, Wanderlust se abre a mostrar la exploración de seres humanos de más de 40 años sobre la sexualidad, retratando desde la intimidad una posible forma de afrontar el desgaste amoroso. En este escenario, sus creadores no hacen apología ni una crítica descarnada a quienes optan por uno de aquellos caminos, solo se encargan de abrir el debate. Proponen desenlaces y dejan la reflexión sobre la mesa, con un final que deja abierta la posibilidad de una nueva temporada, pero que hasta ahora no ha sido confirmada por Netlix.

Mira el trailer a continuación: