Una dura declaración contra el gobierno y las autoridades del establecimiento fue la que publicaron a través de un comunicado público los padres y apoderados del Instituto Nacional Barros Arana (INBA), con respecto a los incidentes que se desarrollaron el pasado martes luego de que encapuchados lanzaran dos bombas molotov a la oficina del director.

“Rechazamos nuevamente el uso de la violencia en todas sus dimensiones, y rechazamos una vez más el uso mediático, político y la imagen del Internado Nacional Barros Arana (INBA), para fines de promoción de un cuestionado proyecto de ley, que fue modificado casi completamente en la Comisión de Educación del Senado y que se discute hoy”, dice parte del texto, en alusión al controvertido proyecto “Aula Segura”, que busca dar más atribuciones para agilizar la expulsión de alumnos involucrados en hechos de violencia.

“Rechazamos la estigmatización de los estudiantes del INBA por parte de las autoridades, con el fin de desprestigiar y así debilitar la Educación Pública y en especial a los liceos emblemáticos”, continúa el texto.

Los apoderados señalaron que desde hace 6 meses han solicitado gestiones con las autoridades de la Dirección de Educación Municipal (Superintendencia de Educación), solicitando que promuevan la mediación y resolución de conflictos al interior del establecimiento y que no han obtenido ninguna  respuesta y “sin ninguna intención desde las autoridades”.

“Reiteramos la necesidad de una intervención psicosocial por parte de la Dirección y sus autoridades, quienes aún no promueven el diálogo entre la comunidad educativa, y hacen oídos sordos a las peticiones y sólo promueven la sanción al interior del establecimiento”, agregaron.

“Llamamos nuevamente al diálogo y a restablecer una comunidad educativa dañada por la mala gestión, por los años de abandono por parte de las autoridades de turno, y rechazamos el uso mediático y la exposición desmedida de los estudiantes del INBA, que tiende a la estigmatización y desvirtúa el fondo del problema”, cerraron.