En la localidad de Santa María de la provincia de San Felipe, un trabajador haitiano de iniciales J.P. habría sido envenenado a propósito por un grupo de colegas. Según fuentes cercanas a J.P, el trabajador era constantemente hostigado por sus compañeros de trabajo a partir de malos tratos y expresiones discriminatorias por su color de piel.

El día previo a la intoxicación premeditada, realizada a partir de la suministración de leche con químicos tóxicos, este grupo de compañeros de trabajo habrían tomado sin permiso el celular de J.P, para enviar mensajes subidos de tono a sus contactos mujeres, entre ellos contactos que los victimarios sabían importantes para él.

Al enterarse de la situación, el jefe de la empresa reprendió a los trabajadores, situación que habría derivado en esta intoxicación, debiendo ser llevado al hospital de San Felipe por su jefe y su novia. Entre los diversos componentes químicos que se leen en el documento clínico entregado desde el hospital, destacan sustancias como el petróleo y otras indudablemente peligrosas, e incluso mortales.

“Llamamos a detenerse en estas prácticas inhumanas porque es indispensable que además de la necesaria existencia de políticas públicas que impidan los castigos reiterados contra los inmigrantes, seamos capaces de una toma de conciencia y de una educación que advierta sobre lo que somos capaces de hacer cuando dejamos de pensar en los demás como si pensáramos en nosotros mismos”, señalaron desde el Movimiento Acción Migrante (MAM).

Los antecedentes de la denuncia están en manos de fiscalía, luego de que el propio médico que atendió a J.P en el hospital de San Felipe recomendara realizar la denuncia. A esto se suman las amenazas que ha recibido el afectado a su teléfono con frases como “me echaron del trabajo armaste el medio show por un trago de leche. Cuidate en la entrada y salida del trabajo no vallas A tener Un Accidente casualmente”.

“Estos hechos, que son calificables como intento de homicidio, son el reflejo de un racismo instalado en la sociedad chilena, en el que se llega incluso a este tipo de acciones tan extremas. Ya no basta con la agresión verbal y física: se llega a estas instancias de manera irreflexiva, situación que no debe seguir pasando. Esperamos que la justicia tome las acciones pertinentes más si estuvo en juego la vida de un ser humano”, prosiguieron desde el MAM.