La agencia pública de Sanidad de Francia anunció que se encuentra investigando las causas que explicarían una serie de casos de bebés recién nacidos sin manos, brazos o antebrazos al este del país. Entre 2000 y 2014, se reportaron 11 casos con estas características, lo que ha provocado gran preocupación.

El director general François Bourdillon señaló que los resultados de la investigación, que se centra en lo ocurrido en el departamento de Ain -donde se han encontrado 18 casos- estarán disponibles en los próximos meses.

“No queremos descartar ninguna pista. Puede ser posiblemente una pista medioambiental, puede que sea lo que (las embarazadas) comieron o lo que respiraron”, aseguró.

La alerta comenzó con el aviso de la asociación Remera, que mantiene un registro de niños con malformaciones, sin otra deformidad asociada, como anomalías cromosómicas o conductas de riesgo de los padres.

Además, la directora Emmanuelle Amar insistió en que los casos pueden tener un origen medioambiental. En tanto, la ministra de Sanidad, Agnés Buzyn, aseguró que las agencias implicadas en la investigación explorarán cada caso, entrevistando a las madres y a sus familias, para intentar “comprender qué punto en común puede haber”.

Sin embargo, advirtió que la dificultad a la hora de encontrar una explicación está en “trazar la historia de estas familias que en algunos casos remonta a más de diez años”. Se espera que los primeros resultados acerca del tema se publiquen el próximo 31 de enero.