Un cuestionamiento directo al actuar de la Pontificia Universidad Católica fue el que recibió el rector de la casa de estudios, Ignacio Sánchez, en medio de su exposición en el seminario internacional “Estrategias y experiencias internacionales comparadas contra la discriminación y violencia sexual hacia las mujeres en la educacion superior», organizado por el Mineduc y ONU Mujeres en la Cepal.

“Mi pregunta va a si usted de verdad piensa que está haciendo un buen trabajo”, dijo en el estrado Janneke Noorlag, quien a fines de 2015 fue víctima de abuso sexual adentro de la universidad por parte de un compañero de su programa de posgrado.

[Te puede interesar: Testimonio de una víctima de violencia sexual: Lo que sucede detrás de las apariencias de la UC]

La estudiante cuestionó la exposición realizada por Sánchez, quien entre otras cosas mencionó que la universidad ha desarrollado protocolos y campañas para evitar episodios de abuso sexual al interior de la casa de estudios.

“Los protocolos acá en la exposición me parecen fantásticos pero en la realidad no lo son, yo no recibí ninguna acogida, ningún apoyo, y después de todo el daño que la universidad hizo, en mi caso tampoco recibí ningún acto reparatorio“, aseguró.

Además criticó la campaña implementada por la universidad “Cuida tu vaso, cuida tu cuerpo”: “Nuevamente se enfoca en la responsabilidad de la víctima, nosotras necesitamos preocuparnos de quien nos viola. Y más que una pregunta, quiero hacer un llamado: pro favor, hagan una buena reflexión sobre esto, usted salió en la prensa pidiendo perdón a las víctimas de la Iglesia”, agregó.

En el contexto del Seminario Internacional «Estrategias y experiencias internacionales comparadas contra la discriminación y violencia sexual hacia las mujeres en la educacion superior», organizado por MINEDUC y ONU MUJERES en la CEPAL, en el cual estuvimos presentes, el rector Ignacio Sánchez hizo una ponencia sobre diagnósticos y avances en la PUC. Ciertamente fue un discurso que faltaba a la verdad, que invisibilizaba el trabajo realizado por la SEGEX UC Secretaría de Género y Sexualidades, que hacia llamados a las mujeres a cuidarse de los agresores, llamaba también a docentes a beber «poco alcohol» poniendo en el centro a éste como culpable de las posibles agresiones sexuales. Fue sin dudas un mal discurso, flojo y falto de cuota de realidad. Durante la ronda de preguntas, que no estaba programada, la alumna de postgrado Janneke Noorlag, sobreviviente de violencia sexual de dicha casa de estudios lo encaró. A continuación les dejamos los videos, y la pobre respuesta de un rector que sin lugar a dudas debiera estar a la altura, y que claramente fue una vergüenza tanto en su ponencia, como en la respuesta que dio a Janneke.Janneke publicó en el desconcierto su caso, el 17 de mayo:http://www.eldesconcierto.cl/2018/05/17/testimonio-de-una-victima-de-violencia-sexual-lo-que-sucede-detras-de-las-apariencias-de-la-uc/Y el día de hoy, también escribió sobre lo que aquí ocurrió:https://m.elmostrador.cl/noticias/opinion/2018/10/30/y-el-perdon-para-las-victimas-uc/

Publicado por COFEU – Coordinadora Feminista Universitaria en Martes, 30 de octubre de 2018

El rector de la UC respondió a Noorlag durante la misma instancia y señaló que “sobre si creo que estoy haciendo una buena gestión, sí lo creo fuertemente, nuestra institución no tiene más problemas que otras”.

El abogado además agregó que “tenemos que aceptar las críticas para mejorar” y señaló que “estamos en un camino donde los sumarios y juicios que se están haciendo están encontrando culpables”.

“Esto no es una situación que haya golpeado a unos y no a otros, la UC no está en peor situación que otras universidades”, agregó.