A propósito de la discusión que se ha generado de forma interesada sobre una posible venta del Palacio Lyon, este 1 de noviembre de 2018 la Alcaldía Ciudadana precisa:

1.- Hasta la fecha este municipio no ha recibido ninguna oferta formal respecto de la compra del inmueble. En reuniones con representantes del museo se solicitó a su directora que la autoridad correspondiente hiciera llegar la oferta formal lo que no ha ocurrido. Pese a lo anterior, el mismo alcalde Jorge Sharp manifestó a distintas autoridades del gobierno su intención de explorar un acuerdo que represente de mejor forma los intereses de la ciudad y del propio Ministerio. Fuentes del Ministerio de las Culturas informaron que su apuro responde que solo han ejecutado el 50% de su presupuesto anual.

2.- Como corresponde a un gobierno responsable y democrático, se realizaron una serie de consultas a la Unidad Jurídica quien confirmó que el edificio es de propiedad municipal desde el año 1981 y que se entregó en comodato a la DIBAM el año 2002 con un plazo de 30 años. Ese comodato, actualmente se encuentra cuestionado, puesto que el año 2014 el ex alcalde UDI Jorge Castro le habría puesto término, solicitándole a la DIBAM la restitución del inmueble.

3.- Más allá de los términos legales, la venta de un bien municipal no es una decisión que se deba tomar de manera apresurada. Durante el concejo municipal en el cual se presentó la moción, el alcalde de la ciudad, Jorge Sharp, aclaró que no se tomaría una decisión sin los fundamentos jurídicos, sociales, administrativos y patrimoniales correspondientes. Además, sería bueno conocer la opinión de parte importante de la comunidad porteña, artistas y gestores culturales para tomar una decisión de esta magnitud.

4.- En ese sentido, queremos informar al grupo particular de políticos locales que ha intervenido en el debate que para poder enajenar un inmueble de propiedad municipal como es el caso del Palacio Lyon se requiere:

-Que exista una oferta formal por parte de la DIBAM. No existe.

-Levantar un informe de tasación. No existe

-Discusión y acuerdo de la comisión de régimen interno. No existe.

-Acuerdo del concejo municipal. No existe.

-Autorización para enajenar por parte del Ministerio de Hacienda. No existe.

-Decreto Alcaldicio. No existe.

-Escritura pública de compraventa. No existe.

-Inscripción en el Conservador de Bienes raíces. No existe.

5.- A la fecha no existe ninguno de los puntos antes señalados, por lo tanto, la obligación política y administrativa de la Municipalidad de Valparaíso con sus ciudadanas y ciudadanos es proteger sus intereses, evitando continuar con el daño irreparable que le produjeron administraciones anteriores, precisamente vinculadas a los mismos sectores políticos que hoy cuestionan la decisión de la Municipalidad

6.- Durante la última década, Valparaíso ha ido perdiendo todo su patrimonio. Se vendió el velódromo, el actual estadio Elías Figueroa, en otros, lo que no trajo ningún beneficio para la ciudad. Es más, significó convertirse en un territorio donde el desarrollo y la calidad de vida se fueron alejando día a día. Tenemos claro que no volveremos a tomas las decisiones erradas de las administraciones anteriores que demostraron su incapacidad de generar bienestar a los miles de porteñas y porteños que habitan la ciudad.

7.- En el caso de existir la voluntad de compra por parte de la DIBAM, la discusión se dará en los tiempos que requiere una decisión de tal envergadura. No arriesgaremos el patrimonio de todas y todos por más alta que pueda ser la cifra.

8.- Los políticos irresponsables que hoy quieren empujar a Valparaíso a un actuar apresurado, son los mismos que pusieron a Valparaíso de rodillas frente a contratos impagables y perjudiciales que provocaron deudas millonarias, trabajadores con cotizaciones impagas, tener los parquímetros más caros de Chile, entre otras situaciones que afectan día a día a todas y todos. Valparaíso cambió y eso tienen que aceptarlo quienes llevaron a la ciudad a la quiebra.

9.- Invitamos al Gobierno a retomar al diálogo en el marco del respeto y sin presiones indebidas. La puerta siempre estará abierta para construir acuerdos y caminos en beneficio de Valparaíso.

Valparaíso, 1 de noviembre de 2018.