El juez a cargo de la investigación del Caso Lava Jato y responsable de que Luiz Inácio Lula da Silva esté encarcelado, Sergio Moro, aceptó el ofrecimiento del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro, de convertirse en su ministro de Justicia.

Tras imponerse ante el candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, Bolsonaro recibió las felicitaciones del magistrado, quien le deseó “un buen gobierno”, destacando la urgencia de impulsar “reformas para recuperar la economía y la integridad de la administración pública”.

“El país necesita de una agenda anticorrupción y contra el crimen organizado”, comentó Moro en el marco de su reunión con Bolsonaro, según El Clarín.

Cabe destacar que Moro trabaja en la 13 Corte Penal Federal de la ciudad de Curitiba, donde se llevan a cabo las investigaciones del caso de corrupción en Petrobras, que destapó millonarios fraude al interior de la empresa estatal.

Este mismo conflicto económico es por el que Moro condenó a Lula por corrupción y posteriormente decretó su ingreso a prisión cuando la pena fue ratificada y ampliada hasta los doce años de cárcel.