El asesinato de Kevin Garrido en la cárcel Santiago 1 sigue causando dudas. Es por esto que dos gendarmes serán investigados por su responsabilidad en la supuesta riña que terminó con la muerte del joven de 21 años que fue condenado por su participación en el “Caso Bombas”.

Según consigna La Cuarta, los funcionarios serán investigados por la muerte del joven que cumplía una pena de 17 años de presidio efectivo por los delitos de posesión, tenencia y colocación de artefactos explosivos.

En parte médico detalla que Garrido, quien era reo dese septiembre, fue herido en varias oportunidades con un arma blanca, en su abdomen y en el tórax.

Gendarmería de Chile ya entregó los antecedentes a la fiscalía para que se esclarezcan los detalles del deceso del joven.

Cabe recordar que Garrido escribió una carta, que fue publicada en Contrainfo en 2016, donde explicaba cómo era vivir dentro del recinto carcelario.

“No es agradable ver que presos se asesinen entre sí, sabiendo que todos están en la misma situación carcelaria, que todos duermen donde mismo, que comen lo mismo y ‘comparten’ el mismo patio. Como tampoco es agradable tener que acudir a una cuchilla (porque peleas ‘a combo’ no existen) porque en el módulo hay problemas y con 200 presos en un mismo patio, no a todos les debes agradar, por más que no te lo digan”, señaló en ese entonces.