Una nueva muestra de las ingratas condiciones que deben enfrentar en Chile los adultos mayores quedó en evidencia luego de que se conoció el caso de Mario Núñez (71), quien es chofer de micro y trabaja todos los días junto a su esposa, Fresia Farías (65), debido a que padece de Alzheimer y no tiene los recursos para pagarle a alguien que la cuide.

La jornada del hombre, que trabaja en la región de Coquimbo, comienza todos los días a las 5:30 de la mañana, en que acomoda a Fresia –a quien le diagnosticaron la enfermedad degenerativa hace cuatro años– en uno de los asientos de la micro que maneja e inicia un turno de 10 horas.

“Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla. A mí me da pena hacerlo, porque la veo durmiendo y no quisiera. Le pongo su ropa, le lavo los dientes, tengo que llevarla al baño y limpiarla cuando hace sus necesidades porque ella no es autónoma para hacerse sus cosas”, relató él.

“Se me ha caído de la micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro“, agregó.

El caso se hizo conocido luego de que una usuaria registrara la situación y la difundiera a través de redes sociales, y luego el hombre fue contactado por el Diario El Día, donde contó sobre su esposa que “yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación (…) Hay veces que me dan ganas de autoeliminarnos”.

Además, detalló que la enfermedad de su esposa está muy avanzada, por lo que debe destinar todo su tiempo a ella: “Yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama. Ese es nuestro día a día”.

Mario además reveló que le gustaría internar a su esposa en un hogar especializado durante la semana, y que ha acudido a las autoridades en busca de ayuda, sin embargo, no ha obtenido respuestas favorables e incluso señaló que no le creen de su caso.

Me subí a la micro y todos los días es una historia distinta… Pero esta me duele la señora que va durmiendo es esposa…

Publicado por Sideral Mágica en Miércoles, 31 de octubre de 2018