La población de ratas en las ciudades podría aumentar como consecuencia del cambio climático y el aumento de temperaturas, de acuerdo a un estudio realizado por un grupo de científicos y que fue publicado por el medio norteamericano Newsweek.

La investigación explica que el aumento de la temperatura global promedio –de 2ºC– generará que inevitablemente los veranos sean más calurosos y también que los inviernos se vuelvan más cálidos, lo que producirá las condiciones propicias y un ambiente ideal para que los ratones se reproduzcan a mayor velocidad.

Según explicó Bobby Corrigan, experto en ratas de la Universidad Cornell, en Estados Unidos, estos roedores tienen un periodo de gestación de 14 días y ya con un mes de vida son capaces de reproducirse. De este modo, una rata preñada puede llevar a entre 15 mil y 18 mil nuevas ratas en solo un año.

El aumento en la reproducción de ratas se ha convertido en un problema en distintas ciudades del mundo como Chicago, Nueva York o París, ciudad donde incluso se habilitó un sitio web con un mapa interactivo en el que los ciudadanos pueden alertar de la presencia de esos roedores para que los servicios pertinentes estén informados y actúen.