Semana a semana, la encuesta Plaza Pública Cadem copa portales de noticias de todo el país con sus resultados. Las variaciones en aprobación/desaprobación del gobierno y cómo enfrenta la ciudadanía algunos de los principales aspectos de la coyuntura son una atractiva “noticia” para los medios.

El Desconcierto tomó la decisión de no publicar más la encuesta Cadem hace aproximadamente un año, debido a sus ya conocidas falencias metodológicas. Pero eso no significa que no  interese qué temas trae cada semana la encuesta, sobretodo si sigue teniendo gran relevancia en la prensa.

Durante los últimos días de octubre el presidente Sebastián Piñera anunció la reforma previsional que impulsará su gobierno, y esta semana la encuesta Cadem dio a conocer las que serían las primeras impresiones de la ciudadanía frente al proyecto.

El sondeo arrojó entre sus principales resultados que un 61% se mostró de acuerdo con la iniciativa mientras que un 30% estuvo en desacuerdo, lo que fue interpretado como un amplio respaldo a la iniciativa.

Sin embargo, la medición incluyó una modificación para consultar sobre el tema que queda en evidencia al compararla con cómo se sondeaba durante el gobierno de Michelle Bachelet.

“¿Usted está de acuerdo o en desacuerdo con el proyecto de reforma previsional del gobierno del presidente Piñera que busca, entre otras cosas, aumentar en un 4,2% la cotización a costo del empleador?” es la pregunta exacta que presentó el sondeo a los encuestados.

En contraste, en octubre de 2017 Cadem también midió la percepción de la ciudadanía ante al reforma previsional que anunció el gobierno de Michelle Bachelet –distinta a la impulsada hoy por Piñera–, pero en ese caso la encuesta usó una pregunta neutra frente a sus encuestados.

“En general, ¿está de acuerdo o en desacuerdo con el proyecto de reforma previsional?”, decía el enunciado, que durante esa semana obtuvo un 22% de aprobación y un 62% de desaprobación.

De hecho, en la medición de esta semana, Cadem compara ambas propuestas, como si fuera un continuo lineal entre la pregunta que hubo con el gobierno de Bachelet y con el de Piñera, dando a entender un amplio rechazo a la propuesta de la ex presidenta y un apoyo al actual gobierno.

¿Cambiaría la percepción de la reforma de pensiones de Piñera si dijera que mantiene intacto el sistema de AFP? Nunca lo sabremos, pero vale la pena preguntarse.