A sus 6 años, Sophia duerme con aspecto cansado en una camilla de un hospital. Está internada tras sufrir bullying en la escuela y el retrato de aquel doloroso momento lo tomó su madre, Carrie Golledge, con la intención de denunciar el daño que provoca el acoso escolar.

La niña debió ser internada tras sufrir un ataque de ansiedad provocado por su retorno a clases. Una vez allí, relató su mamá a Daily Mirror, Sophia llegó a vomitar 20 veces en una hora. No era la primera vez: también le había ocurrido cuando tenía que ir al colegio donde sufría las burlas de sus compañeros.

“Las cosas estaban tan mal al final del trimestre que Sophia se ausentó de la escuela durante un par de semanas: se quedaba despierta toda la noche y vomitaba 20 veces por hora”, relató Carrie, quien adjuntó la fotografía de su hija con un contundente mensaje: “Esto es lo que lo bullying hace… ésta es mi hija de seis años, hospitalizada, debido al bullying”, escribió.

La mujer notó lo que ocurría con su hija quien vomitaba constantemente, no subía de peso y experimentaba dolores de estómago a diario. Finalmente, se decidió a sacar a Sophia y a su hermano del recinto, donde la única solución que le dieron a la pequeña fue “que jugara con otra persona”.

“En el momento en el que cambió de escuela, Sophia ganó peso y recuperó su salud”, contó Carrie, asegurando que recibió cientos de mensajes de padres que le agradecen haber compartido su historia.