El popular dúo chileno fue invitado por segunda vez al Festival de Viña del Mar y nuevamente decidieron no asistir. Enzo e Ítalo Vázquez, los protagonistas del sonido del “pop cebolla”, nunca han escondido sus posturas políticas ni su afán por mantenerse alejados de los grandes escenarios de la TV.

En entrevista con Culto, Ítalo aseguró que “más que una oferta, que me suena como que dijeran ‘cabros, tenemos tantas lucas para ir’ (hace el gesto de tirar billetes sobre una mesa), nos invitaron. No nos han hecho oferta, pero sí nos invitaron. Fue como ‘chiquillos, ¿les interesa?’. Pero nosotros seguimos con esta parada rockera (se ríe) de buscar nuestra tranquilidad, de proteger nuestro trabajo. Ya dijimos que por este año 2019 no, que muchas gracias, pero no”.

A un lado, Enzo acota que han habido cambios, ya que antes siempre tuvieron una negativa rotunda a presentarse en la Quinta Vergara: “Ahora tras recibir muchos comentarios en redes sociales de gente que nos sigue, dijimos ‘de repente, más adelante, si nos invitan de nuevo, démosle una vuelta’. Hay prácticamente una exigencia en redes sociales de ‘ya pues, corten el hueveo loco, ya está bueno, queremos que su música se escuche afuera, queremos que la conozcan’. Estamos en eso, la puerta estaba muy cerrada, pero recién la hemos abierto un poquito para pensar en esa posibilidad”.

El próximo 12 de enero, el dúo se presentará en el Club Hípico de Santiago, históricamente asociado al rock. El evento les tomó por sorpresa: “Cuando nos invitaron dijimos ‘chucha, qué onda, nos van a sacar a botellazos si cantamos'”, bromea Ítalo, mientras su hermano acota que “después pensamos que el rock es algo que va más allá de la música, es más una actitud. Podríamos hacer hasta rock cebolla (se ríe). Nuestro manejo igual es un poco rebelde”.

Los Vásquez se han sumado a homenajes a Víctor Jara junto a bandas como Congreso, Quilapayún o Manuel García, donde han podido mostrar su lado más político. Enzo lo explica: “Muchas veces nos dicen: ‘chiquillos, canten y no se metan en política’. O ‘se ven tan lindos cantando que mejor dedíquense a cantar’. Pero no podemos perder la oportunidad de usar la difusión que tenemos para visibilizar este tipo de movimientos. Nos enamoramos del movimiento estudiantil. En regiones veíamos las noticias y lo que se mostraba era una huevada terrible de las marchas, con puros delincuentes; pero participamos y al final eran puros carnavales. También fue bacán participar en un show con Illapu y ser parte de esa corriente de pensamiento político”.

Ambos aseguran estar más alineados con el pensamiento de la izquierda. Al respecto, Enzo Vásquez señala que “podemos tener gobiernos de derecha, de izquierda que no parecen tan de izquierda, porque hay mucha transa política, transa empresarial; pero yo creo en el poder de la gente, que sigue creciendo y que para allá va la cosa”.

Al cierre, agudizaron su crítica sobre el actual gobierno y el modelo económico que impera hace años en Chile: “Nosotros vemos un tema que nos llega mucho y que tiene que ver con el medio ambiente; vemos que hay una mentalidad de desarrollo a costa de lo que sea. Como lo de Quintero: aquí lo que se necesita es generar lucas y que vengan los inversionistas a costa de lo que sea. Si hay que entregarles el agua, se les entrega el agua; si hay que secar una localidad porque se necesita para producir, se seca. Esa es la volá”, cuestionaron.

“Eso no es desarrollo, es lucro para algunos pocos, muy pocos. Entonces esa es la mentalidad que hay ahora: desarrollo, crecimiento, producir, sin importar dejar la cagada en cualquier lado”, cerró el dúo musical.