El escritor Alejandro Zambra se tomó unos minutos de su agenda, en la que priman las actividades para presentar su su nuevo libro, “Tema Libre”, para conversar sobre dos temas que marcan la agenda tanto cultural como educacional del país.

En conversación con Rayén Araya para #AquíYAhora, el autor de “Bonsái” (2006) y “Mis documentos” (2014) se refirió al proyecto del gobierno llamado Aula Segura, el que ahora se conoce como Convivencia Escolar y busca poder sancionar a estudiantes y otros miembros de la comunidad educativa que afecten  la convivencia escolar.

“Es una estigmatización absurda, pero el énfasis que se le está dando es casi como que la discusión de ese proyecto de ley y su aprobación fuera la política educacional del gobierno eso me parece grave”, reflexiona el escritor que también fue profesor universitario y de enseñanza media.

Para Zambra, “es lamentable” que a partir de hechos puntuales se construya “una lectura global del país, eso es muy irresponsable, es pura política barata y me parece muy obvia la estrategia, pero parece que les está funcionando hacer creer que el problema de la educación en Chile es que hay unos estudiantes violentos”.

Junto con subrayar que le parece “populista, demagógico y lamentable” que se siga esa línea, destaca todo lo hecho por el movimiento estudiantil, que ha su juicio a puesto sobre la mesa temas que no sol marcaron el rumbo de la discusión durante varios años, sino que lograron cambios reales.

“Todo lo que ha hecho el movimiento estudiantil es muy relevante y trascendente. Ha tenido consecuencias en la política general y creo que eso no es fácil de borrar, pero parece esa la intención, pareciera ser esa la intención (del gobierno) borrarlo todo y en el fondo que el trabajo del Ministerio de Educación sea un trabajo policial. Es ridículo“, zanja el reconocido escritor chileno.

Te puede interesar: Alejandro Zambra, escritor de “Bonsái” y “Facsímil”, cuestiona la masculinidad: “La idea de la hombría es ridícula y confusa”

Pero ese no es el único tema al que se refirió Zambra. Otro de los temas que ha sacado ronchas en el mundo cultural es el recorte de presupuesto que realizó la administración de Sebastián Piñera a diversos organismos culturales emblemáticos como la Fundación Internacional Teatro a Mil, la Corporación Cultural Balmaceda 1215, la Corporación Cultural Matucana 100, el Museo Violeta Parra y el Museo Chileno de Arte Precolombino.

Me parece que es casi una caricatura que la derecha vaya a empezar a quitar fondos, uno quisiera pensar que no va a ser así pero ya vemos que está sucediendo”, lamenta una de las plumas contemporáneas más importantes del país.

Junto a lo anterior, también ve con malos ojos que las políticas culturales en Chile sean a corto plazo. “Tienen que ser de largo aliento, sino no sirven de nada, igual que la educación”,

Nadie toma en serio la cultura, siempre piensan que es una cuestión de gestos”, señala Alejandro Zambra, para quien el problema de la mayoría de las políticas culturales es que no van más allá del gobierno de turno.

“Casi lo único objetivamente valorado de Chile es su cultura, sus artistas, no solo sus escritores, y nunca se insistirá lo suficiente en lo necesaria que es”, apunta el ganador del Premio Altazor en 2012 por “Formas de volver a casa”, quien finaliza indicando que la cultura construye tanto tradición como educación y que la falta de apoyo “afecta directamente a los niños. No se trata de lucir al artista del momento, sino mas bien propiciar el encuentro y no parece que haya voluntad política“.

Mira el capítulo completo de #AquíYAhora: