El fiscal Eugenio Campos, quien está a cargo de la investigación del Pacogate, se reunió con la ministra Romy Rutherford, quien investiga el caso Milicogate, para entregarle información sobre un supuesto fraude dentro del Estado Mayor Conjunto.

La información que le entregó el persecutor a Rutherford consiste en una serie de correos electrónicos de funcionarios de la Contraloría que fueron incautados por el OS-7 de Carabineros, el 30 de octubre pasado. En ellos se da cuenta de presuntas irregularidades que involucran a la misión de paz en Haití.

Según consigna La Tercera, en los correos que fueron enviados por Dorothy Pérez, quien en 2010 era subjefa de la División de Auditorías Administrativas, al entonces contralor Ramiro Mendoza, se señala que la Unidad de Finanzas contrataba y “pagaba a una agencia de viajes amiga, para que le intermediara eventos en un conocido hotel de Haití, pero los eventos eran en fecha en que el hotel ya había sido destruido por el terremoto”.

En otro correo de Pérez a Mendoza se indica que dos funcionarios de la División de Auditoría, Carlos Moreno y Juan Munieres, se juntaban en la noche con funcionarios de Finanzas y por ese nivel de relación no se detectaba nada en las auditorías al ejército. Estos funcionarios de Contraloría fueron desvinculados del organismo en abril de 2017, debido a su eventual omisión de antecedentes en el Pacogate.

Desde la contraloría afirmaron que “la institución está prestando toda la colaboración en las investigaciones actualmente en curso”.