El pasado miércoles, al comienzo de la sesión de la Comisión Especial Mixta de Presupuestos, el presidente de la instancia, el senador Juan Pablo Letelier (PS) anunció que había que votar para aprobar o rechazar los fondos destinados a la organización del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), lo que fue aprobado de forma unánime con 17 votos a favor.

De este modo, se aprobó que la Corporación Cultural (entidad sin fines de lucro) de la Cámara de la Construcción, uno de los gremios empresariales más influyentes del país, reciba en su cuenta corriente más de US$39 millones de las arcas fiscales.

Esto debido a que dicha institución se encargará de afinar hasta los más mínimos detalles del encuentro internacional programado para noviembre del próximo año. Sin embargo, existe un detalle: para adjudicarse lo anterior no existió ningún proceso de licitación pública.

Según publica Interferencia, para conseguirlo, el 4 de julio de este año se suscribió un acuerdo en que la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) declaró que entre 2018 y 2020 transferirá un total de $26.108 millones (unos US$39 millones) a dicha entidad para que se encargue de la organización del evento.

La APEC, fundada en 1989, es la “principal agrupación intergubernamental de la región Asia Pacífico, estando conformado por 21 economías que operan sobre la base de compromisos no vinculantes y diálogo abierto”. Esta es la segunda vez que Chile será el anfitrión del evento (la primera fue en 2004 bajo el mandato de Ricardo Lagos), y de este modo, los próximos 20 y 21 de noviembre de 2019, el país recibirá a los principales representantes de países como Estados Unidos, Australia, China y Rusia.

Según la normativa vigente, el Estado debe convocar a una licitación para cualquier adjudicación que supera el monto de 100 UF a actores privados, pero en este caso, los US$39 millones no pasaron por el mecanismo de compras públicas.

Consultada por la ausencia de licitación correspondiente, la Direcon señaló que la decisión de que la Corporación Cultural de la Cámara Chilena de la Construcción se quedara con la organización del evento se debe a que la realización del foro “implicará un gran volumen y costo de contrataciones de bienes y servicios”, por lo que “se ha estimado que realziar una transgerencia de recursos a una entidad sin fines de lucro generaría un costo menor que efectuar una contratación de servicios con una empresa”.