Fueron meses los que la facultad de Derecho de la Universidad de Chile estuvo en una toma con la movilización feminista que marcó la pauta durante el primer semestre  de este 2018, siendo mayo un mes histórico en esta materia.

Ha pasado casi medio año y ahora la misma casa de estudio lanzó una iniciativa llamada #LaChileDiceNo, la que fue creada por por la Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile (Digen) y los equipos de comunicaciones de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones (Vexcom), para que estudiantes, académicos y funcionarios conozcan la forma en que pueden denunciar situaciones de abuso o acoso sexual.

En el marco de esta actividad que la Universidad presentó datos recogidos durante el 2015 y 2016, antes de las movilizaciones de este año, en el que se revela una impresionante cifra: El 21,1% de las mujeres del plantel asegura haber sufrido acoso sexual. Mientras que solo el 9,3% de los hombres dice haberlo sufrido.

Y entre las mujeres que dijeron haber sufrido esta situación, la mayoría son las estudiantes, llegando a ser una de cada cinco alumnas las víctimas de alguna situación de este tipo. Porcentaje que  la directora de Igualdad de Género de la U. de Chile, Carmen Andrade, califica como “intolerable”.

Es por todo esto que durante esta jornada se presentará la Unidad Central Autónoma, la que actuará como ente fiscalizador y podrá ser un organismo interno para recibir tanto denuncias de acoso como de abuso sexual por parte de las integrantes del plantel universitario.

Para seguir generando conciencia, la campaña #LaChileDiceNo al acoso sexual, se creó un explicativo video con dibujos de Malaimagen y narración de la periodista Rayén Araya en el que se detallan las conductas sexuales no deseadas y ofensivas que viven las mujeres y que buscan erradicar para crear espacios seguros.

Junto a lo anterior, crearon afiches en el que escribieron algunas respuestas a las frases con las que históricamente se ha responsabilizado, o derechamente culpado, a la mujer por los acosos, como “no es la ropa, la hora, el lugar ni el alcohol. El acoso sexual es responsabilidad de quien acosa”.